El decálogo para acumular muchas millas y puntos

En Chócale llevamos más de 8 meses hablando todas las semanas sobre cómo sacarle provecho a la acumulación de millas y puntos en los programas de fidelización de bancos, tarjetas de crédito y líneas aéreas.

Pensamos que es momento de recapitular un poco todo este aprendizaje. Por eso, preparamos este decálogo con 10 consejos que todo acumulador de puntos debe conocer.

1. No dividir el esfuerzo de la acumulación

Probablemente uno de los mejores negocios para un banco, una gran tienda o una línea aérea, es que sus clientes no canjeen sus puntos acumulados. Negocio redondo: el cliente está “fidelizado”, cree que acumula algo y estima que podrá canjearlo, pero en realidad nunca lo logrará. Eso sucede sobre todo cuando se exige una acumulación mínima para poder realizar canjes.

Una de las explicaciones a este hecho es que “dividimos el esfuerzo” y acumulamos en todo programa de fidelización que se cruce por el camino. Concéntrate en una o dos tarjetas de crédito, y en un solo grupo de retail (por ejemplo, Puntos Cencosud o CMR Puntos de Falabella, pero no ambos).

2. ¿En pareja? Saca tarjeta adicional

En un matrimonio él tiene tarjeta de crédito y ella también. Ambos acumulan sus puntos bancarios por separado. Craso error, ya que dividen el esfuerzo y ocurren dos problemas: realizan canjes menos atractivos (en comparación a si hubiesen combinado sus puntos) o simplemente no alcanzan el mínimo para realizar canjes.

En el caso de las tarjetas de crédito, puedes obtener un plástico adicional a nombre de un tercero. En casi todas las instituciones esto no tiene costo adicional. Todos los puntos llegan a nombre del titular.

El punto en contra es que probablemente el titular de la cuenta tenga un mejor perfil de endeudamiento en el sistema bancario (debido al mayor uso), a diferencia de quien quede como adicional. En ese caso, una persona podría ser el titular de la tarjeta bancaria y su pareja sacar el plástico en el retail u otro banco; y a su vez emitir las respectivas tarjetas adicionales. Es decir, repartirse la responsabilidad para que nadie quede en desventaja.

3. A mayor puntaje, más opciones de canje

Los novatos tienden a ser más ansiosos y canjear lo primero que se les cruce por el camino. Generalmente, en todo programa de fidelización, a mayor cantidad de puntos tengas, más valor tienen y mejores canjes podrás realizar.

Si empiezas a canjear una entrada al cine por aquí, una suscripción de no sé qué cosa por acá, y así, se te van a ir tus puntos en puras tonteras.

Sin embargo, todo acumulador sabe que los puntos tienen una vigencia acotada, así que atención más adelante con el punto 7. Ante un eventual vencimiento, hay que gastar solo el saldo de lo que está por expirar.

4. Evitar el canje por gift card

Nuestros sucesivos análisis han demostrado que la mayoría de los programas de fidelización tienen canjes “caza bobos” que deben evitarse a toda costa. En muchos casos, los bancos cuentan con tiendas en línea para realizar canjes por productos cuyo valor comercial esta inflado entre un 10% y 25%.

También observamos que esto sucede en el Catálogo LATAM Pass. En el caso de la aerolínea, recomendamos fuertemente realizar canjes únicos y exclusivamente por pasajes aéreos. Sobre todo en campañas como el Revuelo, la Megapromo o los CyberDays, donde sacarás mayor rendimiento para viajar. Si tienes millas por vencer, hay algunas campañas en el catálogo que sirven para salir del paso.

5. Mínimo el 1% de acumulación

Si tu tarjeta de crédito acumula menos del 1% de tus transacciones en moneda real o en el valor de puntos, es que no te conviene y se recomienda que busques otra en el mercado.

Generalmente las tarjetas de crédito para los segmentos altos tienen mejores tasas de acumulación, entre el 1,0% y el 1,5% de las compras. Hasta hace algunos años era común ver incluso algunas hasta el 2%, aunque eso ya no existe.

Cuando los programas son por “dólares” o “pesos”, es muy sencillo poder hacer el cálculo. Si tu acumulación es por puntos o millas, debes calcular el valor comercial de la moneda de tu programa.

Por ejemplo, en Santander LATAM Pass entregan una milla cada un dólar de compra. La milla tiene un valor de US$0,032, aunque nosotros sostenemos que un valor de referencia es la mitad (US$0,016) ya que hay muchas formas de conseguirlas a ese precio. En este caso, la acumulación es del 1,6%. ¿Conviene usar la TC Santander? Si.

En el Banco de Chile, la acumulación depende del tipo de tarjeta. En Visa Infinite (1,5%), además de Visa Signature, Mastercard Black y plásticos categoría Platinum (1%), sí convienen. Pero las tarjetas clásicas o doradas acumulan muy poco (0,5%).

En el BICE la acumulación es del 1% y en el Banco Security es 1,2%.

6. Definir el objetivo de la acumulación

Antes de ponerse a comprar como desaforado con dinero plástico, es importante que establezcas para qué usarás tus puntos. Una vez tomada la decisión, podrás definir qué tarjeta de crédito quieres usar.

Si no te interesan los viajes, quizás las tarjetas del Santander o del Banco de Chile no son para ti, ya que donde más conviene canjearlas es en pasajes aéreos. Ambos cuentan igual con portales para canjear por productos de tecnología, línea blanca o regalos, pero definitivamente tienen los precios inflados y deberían considerarse como última opción (solo al tener puntos por vencer).

La gran mayoría de los bancos está orientado al canje por pasajes aéreos, programas turísticos, panoramas y experiencias. Y siempre hay que elegir bien. Por ejemplo Bci AAdvantage es ideal para quienes quieran viajar a Estados Unidos, aunque igual podrían canjear sus millas en LATAM o en aerolíneas oneworld (aunque el proceso es más engorroso).

En cambio, en el retail, las opciones son diversas: Líder te devuelve plata para hacer más compras de forma trimestral, en Cencosud conviene el canje por productos del catálogo de sus tiendas y en Falabella cuentan con diversas formas de canje. Reiteramos: jamás gift cards.

7. Poner atención a la vigencia

En los “mejores” programas de fidelización los puntos tienen una duración de 36 meses (3 años). Es el caso de Santander LATAM Pass y Travel Club del Banco de Chile. Aunque hay algunos aún más fantásticos: Con Bci AAdvantage las millas nunca expiran en la medida que hagas un uso relativamente regular de tu tarjeta de crédito; o en el Banco Security donde duran 48 meses (4 años)

En la mayoría de los bancos, la acumulación dura entre uno o dos años, dependiendo de la institución y el tipo de plástico.

En tanto, en el retail por lo general los puntos duran un año. Sin embargo, con las tarjetas black de Falabella y Cencosud Scotiabank su duración se duplica llegando a dos años.

8. Aprovechar las promociones de canje

Te lo decíamos más arriba respecto a LATAM y sus promociones de canje rebajado. Hay que saber olfatear y aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

En el caso del Banco de Chile, hay algunas campañas con SKY con pasajes hasta un 40% de descuento utilizando el botón de pago. Las vemos unas tres o cuatro veces al año. Con Iberia también se han hecho canjes por 420 dólares premio, en vez de 496, la cual ya es una tarifa conveniente para canjear vuelos directos a Europa (pese a las tasas sobre $120 mil por pasaje).

En Bci AAdvantage también realizan algunos canjes rebajados un par de veces al año. En tanto, en Itaú se pueden aprovechar las rebajas de COCHA para gastarse los puntos.

En las multitiendas, nunca canjear con la modalidad 1 punto = 1 peso. Evita eso de “canjea cualquier producto de la tienda”. Tampoco en gift cards, como ya hemos repetido hasta el cansancio.

El mejor canje es por productos en tienda que tienen una promoción de precio en puntos, como los que aparecen en los catálogos, al igual que lo hacían nuestras mamás o abuelas. He llegado a valorizar 1 punto = $5 con esta política. ¡Cinco veces más que con la tramposa libertad de “canjea lo que quieras de la tienda”!

9. No tengáis miedo de usar tu tarjeta

Usa tu tarjeta de crédito hasta para las compras más sencillas, como un paquete de chicle o cigarros en la bomba de bencina. Todo se paga con TC, todo.

Si un lugar te ofrece un descuento por pagar con otro medio de pago, generalmente el ahorro conviene más y en ese caso usa débito o efectivo (por ejemplo, en esa conocida cadena de sushi o en la tienda de computación). Para tomar la decisión considera cuánto vale un punto de tu programa y cuánto dinero en compras debes realizar para obtenerlo.

Muchos tienen miedo de usar las tarjetas de crédito porque no quieren endeudarse ni pagar intereses. Eso se soluciona con simple planificación, comprando todo en una cuota y haciendo abonos por las compras que vas realizando. Los problemas del crédito ocurren por realizar compras irresponsables, empezar a pedir muchas cuotas o al no pagar el monto facturado, lo que genera intereses rotativos.

10. Leer las guías y análisis de Chócale

El mejor consejo para complementar tu diplomado como acumulador de puntos en programas de fidelización es mantenerse atento a nuestras guías y análisis que vamos publicando. Aquí podrás revisar todo lo que hemos publicado sobre programas de fidelización.

Además, te invitamos a suscribirte en nuestro newsletter semanal. Todos los fines de semana te sorprenderemos con una selección de nuestros contenidos más relevantes.

Contenidos relacionados