Tricot deberá indemnizar a clienta: Le entregaron tarjeta de crédito sin datos e hicieron compras sin autorización

Tarjeta de crédito Visa Tricot

La Corte de Apelaciones de La Serena acogió un recurso de apelación presentado contra la empresa Tricard S.A., emisor de la tarjeta de crédito Tricot, y le ordenó indemnizar a una clienta por daño moral por $1.000.000.

El origen del caso fue la entrega de una tarjeta de crédito sin datos de individualización y que fue utilizada sin el consentimiento de la titular, quien tiempo después tomó conocimiento de una serie de compras que no fueron realizadas por ella.

La querellante denunció ante el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) que, luego de haber renovado el plástico de su tarjeta de crédito, su cuota mensual comenzó a subir de precio, sin que pudiera identificar las compras que la llevaron a ese monto.

Al revisar el detalle de sus compras facturadas con la tarjeta Tricot, la mujer se dio cuenta de que había transacciones que ella no había hecho, por lo que pidió bloquear de inmediato la tarjeta nueva. Tras esto, la querellante descubrió que su tarjeta no contaba con datos de individualización.

En un fallo unánime, la Sala extraordinaria del tribunal de alzada revocó la sentencia apelada, además del pago de una multa a beneficio fiscal de 10 UTM ($1.000.000 aprox).

Casi 3 años desde que comenzó el problema

Los hechos se remontan a septiembre de 2019, cuando la clienta fue a una tienda Tricot a realizar compras. Al momento de pagar, la vendedora le advirtió que su tarjeta de crédito estaba próxima a vencer y le ofreció realizar el cambio del plástico.

“Acepté el ofrecimiento y junto a la misma vendedora, realicé el trámite en el segundo piso del local, entregándole mi tarjeta vencida y ella me entregó el nuevo plástico además de la tarjeta antigua”, declaró ante la Policía de Investigaciones (PDI) la mujer de 72 años.

Desde entonces, la clienta siguió realizando los pagos de dos avances en efectivo que había realizado con su tarjeta Tricot, con cuotas cercanas a los $180.000 mensuales.

“Con el correr de los meses, me percaté que mi cuota empezó a subir demasiado, hasta que en enero (de 2020) llegó a un monto de $277.000, lo que me llamó la atención, ya que no tenía compras para llegar a ese monto. Solicité un detalle de mis compras y operaciones en cuotas, que yo efectivamente de no había realizado, motivo por el cual bloquearon de forma inmediata mi tarjeta nueva”, continuó ante la PDI.

Después de haber hecho el desconocimiento de las compras y el bloqueo de la tarjeta, la clienta se percató junto a su familia de que la tarjeta que tenía en su poder no contaba con ningún dato impreso.

La clienta acusa que su tarjeta no venía con los datos impresos, como nombre del titular, PAN (16 dígitos), fecha de vencimiento ni CVC
La clienta acusa que su tarjeta no venía con los datos impresos, como nombre del titular, PAN (16 dígitos), fecha de vencimiento ni CVC. Tricard no emite tarjetas digitales cuyos datos se puedan ver desde una app.

“Con mi familia nos dimos cuenta que la nueva tarjeta Visa Tricard que me habían entregado en la sucursal de calle Cienfuegos no tenía ningún dato impreso, ni siquiera mi nombre o número de tarjeta, lo que fue corroborado posteriormente en la tienda, donde confirmaron que la tarjeta no tiene ninguna información”, aseguró.

“Por lo anterior, presumo que la ejecutiva que me efectuó el cambio de la tarjeta se quedó con mi documento original y me entregó solo ese plástico que no tiene información”, acusó.

La clienta presentó sus estados de cuenta, e incluso, apuntes respecto de las compras que se le facturaron y que no reconoció.

En total, la deuda que se produjo a raíz de compras desconocidas para la mujer llegó a un monto total de $600.000. Previo al fallo de la corte, la mujer notificó que desde Tricot no había recibido ningún tipo de respuesta por el caso.

De hecho, durante la tramitación de la causa se expuso el reclamo que la consumidora presentó ante el SERNAC, y lo que respondió la empresa emisora de la tarjeta Tricot ante el requerimiento.

Lo que respondió el Servicio al Cliente de Tricard S.A. (Tarjeta Tricot)
Lo que respondió el Servicio al Cliente de Tricard S.A. (Tarjeta Tricot)

Fallo condenó a tarjeta Tricot

La resolución de la corte señala que “la inexistencia de los datos de individualización en la tarjeta de crédito entregada a la actora son responsabilidad de la empresa emisora, lo que lleva necesariamente a concluir que ha existido una vulneración al derecho que asiste al consumidor en cuanto a contar con la información veraz y oportuna respecto del servicio contratado”.

De hecho, el fallo sostiene que “la clienta renovó una tarjeta de crédito basando su decisión en la creencia y en la confianza de que el servicio que adquiría se desarrollaría en las mismas condiciones por las cuales decidió renovarlo, es decir, de buena fe. De hecho, en base a dicha confianza la denunciante pagó la tarjeta, de la misma manera que lo había hecho desde que la suscribió, mensualmente y cuando correspondía sin incurrir en mora”.

“En lo que respecta al daño moral será regulado prudencialmente teniendo en consideración las molestias e inconvenientes padecidos por la demandante a raíz de la conducta del proveedor denunciado”, concluye.

Finalmente, la Corte de Apelaciones de La Serena terminó condenando a Tricard, emisor de la tarjeta de crédito Tricot, a pagar $1.000.000 a la afectada por daño moral, al pago de las costas y a una multa a beneficio fiscal de 10 UTM.

Comentario del editor

Parte del equipo de Chócale analizó el caso completo. Lo más grave es que, aprovechándose de las brechas en educación financiera de los clientes, es posible que la ejecutiva de la multitienda se haya quedado con la tarjeta original y haya realizado la activación, que solo requiere cambiar la clave inicial (por ejemplo, los cuatro primeros dígitos del RUT).

Cuando se revisan los antecedentes de la causa, es posible concluir que existe un comportamiento: Quien haya realizado las transacciones partió con montos más pequeños, de forma esporádica, y los fue subiendo a medida que la tarjeta seguía vigente porque el cliente no se daba cuenta de que estaba siendo víctima de un fraude. La clienta mantenía dos avances en efectivo y siguió pagando las cuotas -incluyendo los montos extra- para evitar caer en mora, pero cuando fueron mayores, sospechó de que pasaba algo con su tarjeta y se acercó a la multitienda.

Que una tarjeta de crédito no tenga los datos impresos no debería ser motivo de preocupación. Hoy existen algunos emisores que están emitiendo los plásticos bajo esta modalidad, pero permiten consultar esos datos desde una aplicación móvil o plataforma web. No es el caso de la Tarjeta Tricot, que según la información pública que presenta no tiene esta funcionalidad.

La recomendación es siempre a revisar periódicamente los estados de cuenta y los movimientos no facturados del mes, y si el emisor cuenta con el servicio, activar notificaciones de compras siempre que sea posible.

Contenidos relacionados

Total
4
Compartir