Bancos y Finanzas

Cómo funciona la portabilidad financiera: Guía de trámites paso a paso

comentarios
Cómo funciona la portabilidad financiera

El pasado martes entró en vigencia la Portabilidad Financiera en nuestro país, gracias a la cual será mucho más fácil poder trasladar tus productos bancarios y créditos. Se reducirán los costos y tiempos necesarios para realizar el trámite, por lo que se espera una fuerte competencia entre los distintos actores.

Hay que tener en cuenta que la portabilidad financiera aplica a todas las entidades financieras que operan en el país. Además de los bancos, se incluyen a las compañías de seguros, administradores de mutuos hipotecarios, cajas de compensación, cooperativas de ahorro y crédito. También aplica a instituciones que coloquen fondos por medio de operaciones de crédito, y en general, a las entidades supervisadas por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Esto permitiría, por ejemplo, que un jubilado bajo la modalidad de renta vitalicia que mantenga crédito de consumo con su compañía de seguros, pudiese portar su crédito a un banco u otra entidad. Lo mismo aplicaría, en general, para muchos de los productos regidos por esta ley.

Con la entrada en vigencia de la norma, miles de personas se están preguntando cómo funciona el proceso para portar los productos financieros de una entidad a otra. Intentaremos explicarte en fácil los trámites necesarios y en lo que debes fijarte al momento de portarte.

Quiénes y qué productos se pueden portar

La ley permite que tanto las personas naturales, como también a las micro, pequeñas y medianas empresas porten sus productos financieros. Por ello, probablemente seremos testigos de cómo las distintas entidades iniciarán campañas para atraer a potenciales clientes. Pero ¿qué productos se podrán portar? Cuentas corrientes, cuentas vista, tarjetas de crédito, línea de crédito, crédito de consumo, crédito hipotecario y crédito automotriz.

Cómo funciona: Los trámites para iniciar la portabilidad financiera

Cualquier persona que esté interesada en cambiarse de institución financiera o en refinanciar sus créditos, podrá solicitar de manera gratuita el certificado de liquidación, documento gratuito que contendrá la individualización de todos sus productos, junto con la tasa y comisiones aplicables y el valor que debe desembolsar para prepagar cada uno de sus créditos.

Este certificado se puede requerir directamente al proveedor financiero vigente o bien, presentando una solicitud de portabilidad a los proveedores con quienes quiere cotizar, indicándoles que quiere portar su o sus productos financieros y quién es su proveedor inicial.

El nuevo banco o entidad te realizará una propuesta de portabilidad financiera con una vigencia mínima de 7 días hábiles. Ahí se especificarán los productos y servicios que te ofrecen, junto a los detalles como los costos de los créditos y los plazos o cuotas.

Posteriormente, si estás de acuerdo, podrás aceptar por escrito la oferta de la nueva institución. A partir de eso, se firman los contratos por los productos y créditos establecidos en la oferta de portabilidad. Además, dicha entidad realizará el pago de los productos financieros especificados en la oferta y solicitará al proveedor inicial el cierre de los productos.

En el caso de la portabilidad con subrogación, esta última etapa es un poco distinta. Esta aplicaría cuando se trata de créditos asociados a bienes tangibles (como una casa o un auto). En esa situación, no será necesario que el proveedor actual firme algún documento. Solo con el pago se dará curse de forma automática a la subrogación del crédito.

Comentarios