La letra chica de las medidas anunciadas por los bancos ante emergencia

Las medidas anunciadas por créditos bancarios por el Coronavirus en Chile

Los bancos más importantes del país anunciaron un paquete de medidas para ayudar a sus clientes del segmento personas y pymes ante la situación de emergencia que ha provocado la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Aunque los anuncios varían entre las distintas instituciones, hay algunas que se repiten: pago mínimo $0 en tarjetas de crédito y postergación de cuotas de créditos hipotecarios y de consumo.

En Chócale consideramos que es clave tomar decisiones informadas, y esto significa entender las consecuencias de los actos que uno realiza.

La trampa del pago mínimo $0

Este beneficio es un alivio rápido para algunos deudores, pero también puede ser la peor de las trampas.

El pago mínimo consiste en un monto mínimo que debes pagar de tu estado de cuenta de la tarjeta de crédito, que corresponde al interés de la tasa rotativa o refundida de la tarjeta de ese mes. A su vez, te evita caer en impagos que te puedan llevar a morosidad y procesos de cobranza.

Sin embargo, el saldo adeudado (es decir, el monto que no pagaste del total facturado a pagar) se transforma en un crédito rotativo, sujeto a tasas de interés que son informadas en cada cuenta y que suelen ser más altas al interés de compras en cuotas.

Si el pago mínimo baja, no te verás forzado a pagar ese monto ahora, pero el pago de intereses no se extingue. En la práctica, el mes siguiente tendrás que pagar más intereses de los que habrías tenido que pagar si te pusieran el “pago mínimo real”.

Este beneficio lo anunciaron Bci, Scotiabank, Santander, CMR Falabella, Tarjeta Lider Bci, Cencosud Scotiabank, entre otros.

Consejo: No te acojas al pago mínimo e intenta abonar un pago por el mayor monto posible a tu tarjeta de crédito.

Renegociación de créditos de consumo e hipotecarios

Muchos bancos también están ofreciendo una renegociación de créditos de consumo e hipotecarios, generalmente por la vía de postergar las cuotas a través de un nuevo crédito.

Es muy curioso es que no están entregando estas reprogramaciones de manera pública, sino que se gestionan “caso a caso” con el ejecutivo.

Por ejemplo, el empresario Andrónico Luksic fue el primero en anunciar la posibilidad de postergar cuotas en el Banco de Chile. En el caso de los hipotecarios, el banco está pidiendo la contratación de un nuevo crédito de consumo, cuyos cobros inicial al final del pago del crédito hipotecario, a una “tasa preferencial“.

Si hubiese sido la misma tasa del crédito actual, de seguro la habrían mencionado. Pero no, sus ejecutivos están hablando de una “tasa preferencial”, la cual lo abarca todo: el monto, los intereses y los meses de gracia. Esto último es un factor clave. ¿Se imaginan la tasa de interés que tiene un crédito de consumo para comenzar a pagarlo en 5, 10 o 15 años más? Y luego piensen cuán preferencial puede llegar a ser una tasa con esa cantidad de años de gracia. Además, las reprogramaciones de hipotecarios del Chile son con un crédito de consumo en UF.

Siguiendo con el caso del Banco de Chile, la reprogramación de créditos de consumo estará disponible a partir del 1 de abril. La modalidad será la misma, por medio de la llamada “tasa preferencial”. Esto con la salvedad de que si un cliente tiene varios créditos en el banco tendrá que solicitar una reprogramación por cada crédito por separado, con los costos de gestión que ello implica.

En el Itaú también tenemos reportes de situaciones similares: Renegociaciones de créditos cuyas cuotas tres cuotas postergadas para el final pueden superar con creces los $50.000 y hasta los $95.000 por mes. ¿Por qué sucede esto? En la institución de capitales brasileños la postergación de tres cuotas en los créditos es a través de un nuevo préstamo con una tasa preferencial de 0,60% mensual, para cubrir vencimientos de abril, mayo y junio. Los intereses corren a partir del día en que se genere el prepago de las cuotas postergadas, es decir, en las próximas semanas.

La modalidad parece ser el estándar de la industria. Banco Bci está ofreciendo también “tasas preferenciales” para los mismos procesos de reprogramación. Actualización: El domingo 29 Bci anunció la postergación de hasta 6 cuotas de hipotecarios con tasa 0%.

El 23 de marzo la Comisión para el Mercado Financiero le dio luz verde a los bancos para este tipo de reprogramaciones, al permitir que “cuotas recalendarizadas por los clientes a fechas posteriores al vencimiento original del crédito no sean tratadas como renegociaciones para la constitución de provisiones“. ¿Qué son las provisiones? Te lo explicamos más adelante…

Otros beneficios que ya existían

También llaman la atención algunos beneficios ante la contingencia que no corresponden a ofrecimientos puntuales por el Covid-19, sino que a campañas o servicios que los bancos ofrecían con anterioridad.

Por ejemplo, Banco Bci destacó en su comunicación que ofrece 3 a 6 cuotas sin interés en todos los comercios. Se trata de una campaña que lleva operando por más de un año para los clientes.

Mientras, en el Santander mencionaron la posibilidad de poder pagar la deuda factura de las tarjetas de crédito entre 3 y 24 cuotas. No es novedad, porque eso se podía hacer desde mucho antes.

La doble “ganancia” de los bancos

Y todo esto no lleva a otro tema: los bancos están haciendo doble negocio al ofrecerte estas medidas y te vamos a explicar por qué.

Por lo general, todos los anuncios realizados en los últimos días se caracterizan por tener asociado un mayor pago por intereses o comisiones por el uso de determinados productos. Ya sea porque se postergan cuotas para el final del crédito, cambios en las condiciones de los créditos, mayores tasas.

Hay que tener claro que no existen beneficios de “pausar” o “suspender” créditos. Así se ha querido mostrar ante los medios o en los sitios web de los bancos.

Lo que es más interesante aún es que, para el funcionamiento del sistema financiero, es sano para el banco que los clientes eviten caer en morosidad. Si un importante número de clientes de un banco pasa a transformarse en cartera vencida, el banco deberá aumentar las provisiones por esos dineros.

Las provisiones son un monto de dinero que el banco tiene guardado bajo el colchón para cubrir el riesgo de crédito y tendría que aumentar si muchos clientes caen en impagos. Los bancos pueden aumentar ese colchón por medio de inyección de sus propios dineros, sacándolos de las utilidades que pensaban repartir a sus accionistas (como algunos bancos ya lo están planeando hacer) o por medio de un aumento de capital, donde los accionistas deben meterse la mano al bolsillo porque se emitirán más acciones de la empresa (para recaudar más dinero).

Es altamente probable que los anuncios realizados en los últimos 10 días puedan mejorar en los próximos días o semanas. Esto posiblemente suceda, considerando que la emergencia durará al menos dos meses y aún no se hacen evidentes las verdaderas consecuencias económicas del paso que traerá el paso del Covid-19 por Chile. Uno podría suponer que superar esta crisis requiere esfuerzos adicionales de todos.

Contenidos relacionados

Total
1K
Compartir