Cómo armar el presupuesto y organizar las finanzas estas vacaciones

macro photography of black sunglasses on sand
Photo by Ylanite Koppens on Pexels.com

Ya sea porque vas a la playa durante la segunda quincena de febrero o porque simplemente te vas a quedar en tu casa disfrutando tus días libres pidiendo comida a domicilio, comprando por internet o visitando amigos, la organización de tus finanzas cobra más importancia que nunca estas vacaciones.

Una forma sencilla y amigable de llevar un seguimiento responsable de tus finanzas es a través de la Herramienta de Presupuesto que se puede encontrar en Destacame.cl. En ella las personas pueden ir agregando sus ingresos y gastos, semana a semana, para saber cómo están llegando a fin de mes, y haciéndole cambios en base a sus necesidades.

Además, el investigador del Instituto Milenio MIPP y académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de los Andes, Patricio Valenzuela, entregó algunos consejos para sacarle provecho a tu dinero y ser cuidadosos a la hora de gastar durante las vacaciones:

Definir prioridades

Al momento de gastar, debemos preguntarnos cuánto lo necesito realmente. Si puedo adquirirlo de otra manera, a otro precio o si no estoy dispuesto a sacrificar una actividad por otra.

Debemos evitar encontrarnos a la mitad de nuestras vacaciones con la sorpresa de que gastamos nuestro presupuesto en productos o servicios de poco interés para nosotros. Así se evita que nos tentemos a gastar más allá de nuestro presupuesto.

¿Son las vacaciones un buen mes para pedir un crédito?

Desde Destacame.cl, mencionan que lo ideal es que los gastos extras en verano no sean cubiertos con créditos, sin que se haya ahorrado durante el año para poder cubrirlos. Pero, si se va a pedir un crédito, la idea es que se pidan solamente para cubrir imprevistos.

La recomendación es que el monto que pague mensualmente por las cuotas de sus créditos no supere el 15% de su ingreso, excluyendo créditos hipotecarios.

“En la medida de lo posible hay que evitar arrastrar los pagos de los gastos antiguos, ya que a medida que pasa el tiempo van apareciendo nuevos gastos, lo que hace que se necesite incurrir en nuevos créditos y se transforma en un círculo vicioso”, comenta Matías Lazcano, country manager de Destacame.cl.

Ser realistas

Aunque han sido dos años de pandemia difíciles y todos queremos despreocuparnos por unos días, no debemos perder de vista que las vacaciones son un periodo limitado. Luego de ellas debemos volver a afrontar nuestra realidad, gastos y deudas diarias.

Nuestros niveles de gasto y endeudamiento se deben ajustar a nuestra realidad de manera de evitar el sobre-endeudamiento o gastarnos ahorros destinados a otros fines (por ejemplo, los gastos escolares de marzo).

En lo posible, ahorra

La mejor manera de cuidar las finanzas y no preocuparnos en las vacaciones es tener de antemano un presupuesto ahorrado destinado para este momento. Un pozo de ahorro, por muy pequeño que sea, se volverá un dinero que es costo hundido por lo que podremos gastarlo en lo que nos plazca durante esos días.

Crea un cronograma de ahorro anual que comience inmediatamente luego de tus vacaciones y termine antes de comenzar las próximas.

Generar un presupuesto que evite el sobreendeudamiento

Debemos delimitar un monto máximo de gastos para nuestras vacaciones que nos permita evitar el sobre-endeudarnos. La sugerencia es que nuestra carga financiera no supere el 25%. Es decir, las cuotas y pagos mensuales que se realizan por conceptos de deudas no deben ser mayor a un cuarto de nuestro ingreso, descontado el valor del arriendo o el pago de dividendo.

Tener claro cuál es nuestro máximo endeudamiento, nos permitirá organizarnos mejor y saber qué cosas podemos hacer o evitar durante ese tiempo. Si bien nuestras vacaciones pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud mental, claramente un sobre-endeudamiento puede producir el efecto contrario.

Qué es lo que no se debe hacer

Desde Destacame.cl, comentan que el problema es el sobreendeudamiento y es ahí donde se producen los desórdenes. Por lo general se recomienda evitar los sobregiros o avances en efectivo, ya que comúnmente dicha liquidez genera altos intereses, lo que los puede llevar a aumentar la deuda.

Si no tiene efectivo, busque opciones que sean pagos en cuotas sin interés. Siempre considere que las cuotas se van a sumar a sus gastos normales en los meses siguientes por lo que asegúrese de no gastar de más.

“El primer llamado es a informarse sobre las distintas alternativas y tener claro el término de ese crédito, como por ejemplo saber si se busca un crédito de largo o corto plazo. Luego, el segundo llamado es a cotizar entre toda la oferta del mercado. Por último, es importante conocer cuál es mi capacidad mensual de pago, y saber si seré capaz de cubrir las cuotas mensuales de mis créditos”, finaliza Lazcano.

Contenidos relacionados