¿Cómo fue que el pasaporte chileno llegó a costar más de $89 mil pesos?

Desde hace algunos años que el precio de obtención o renovación del pasaporte en el Registro Civil se fue por las nubes. El de 32 páginas cuesta $89.660 y el de 64 páginas $89.740. Su vigencia de solo 5 años no hace más que agravar el problema.

Hagamos historia: Fue en 2015, en el gobierno de Michelle Bachelet, que se decidió aumentar el precio del pasaporte. Por ejemplo, hasta septiembre de ese año el de 32 páginas tenía un valor de $40.920.

¿La razón? Las autoridades de esa época explicaron que existía un subsidio al precio del pasaporte que no correspondía que fuese pagado por todos los chilenos (nuestros impuestos), por lo que había que traspasar el precio real a quienes lo solicitaran.

Y es que en 2013 se lanzó el nuevo pasaporte, el cual a diferencia del anterior tenía la característica de ser electrónico y compatible con la Visa Waiver para ingresar a Estados Unidos. Ese año comenzó a regir un contrato con la empresa Morpho, responsable de la confección de las cédulas de identidad.

Hasta entonces la tapa de los pasaportes eran responsabilidad de la Casa de Moneda, institución del Estado que está encargada de la impresión de billetes y la acuñación de monedas.

Según un reportaje de Ciper de la época, Morpho acusó al organismo de no estar preparado para implementar la nueva tecnología en el pasaporte y el Registro Civil le dio la razón, quitándole esta potestad a la Casa de Moneda que ya había invertido casi US$1 millón en nuevo equipamiento.

La licitación donde el ganador corrió solo

Podemos retroceder aún más y contarte que hubo una llamado a licitación para la confección de cédulas de identidad y pasaportes a partir de 2008, un año después se recibieron las ofertas y en julio de 2010 se asignó a la empresa Indra, el proceso fue objetado y en menos de un año se dio la orden de relicitar. Fue así como en el nuevo proceso el gobierno anterior de Sebastián Piñera asigna la responsabilidad a Morpho, empresa que (curiosamente) había presentado la oferta más cara de todas. Precio que evidentemente la administración de Bachelet decidió traspasarle a los ciudadanos.

Durante el proceso de licitación, las empresas fueron cayendo por distintos motivos: fallas administrativas, fechas de declaraciones incorrectas, no renovar a tiempo la boleta de garantía o no obtener el puntaje mínimo en la evaluación técnica, eran los motivos.

Así fue como en un principio la licitación fue adjudicada a la empresa Indra, pero Morpho alegó que la boleta de garantía fue falsificada y SONDA señaló que su puntaje fue mal calculado. Llegaron al Tribunal de Compras Públicas (TCP), que falló a favor de las solicitantes y ordenó al Registro Civil a detener la firma del contrato, recuerda un artículo de La Segunda. Al tiempo después dictaminó cancelar la adjudicación y retomar el proceso, reincorporando a algunas de las empresas excluidas.

Sin embargo, por otros vicios y argumentos administrativos (como el vencimiento de las boletas de garantía por el paso del tiempo), finalmente Morpho no tuvo competencia y se adjudicó la licitación. Los evaluadores nunca pudieron comparar su oferta económica con la de otros competidores, aunque fueran más convenientes en términos de precio.

En definitiva, Morpho ofertó cada pasaporte por $55.000 + IVA, monto que ha ido subiendo por el IPC.

Hoy en día el pago a Morpho asciende a $81.672, según la última actualización que informó La Tercera, a lo que se suma $500 por la consulta en control migratorio y un impuesto de $7.480, lo que da el valor total del pasaporte en la actualidad.

Aquí estamos… pagando más de $89 mil pesos por un pasaporte de 32 páginas que dura solo cinco años.

El papelón de Morpho en Perú

En 2016, el superintendente de Migraciones de Perú, Boris Potozen, aseguró que Morpho se presentó a la licitación de pasaportes en el país vecino y recibió la peor evaluación.

“Tuvieron la propuesta técnica peor calificada y la más cara”, señaló en ese entonces en entrevista con el diario La Segunda.

El documento peruano fue asignado a otra empresa, es electrónico y tiene exactamente las mismas medidas de seguridad que el emitido en Chile, pero la diferencia está en su precio: Cuesta $19.400 CLP, menos de un cuarto de lo que nos cobran aquí.

Precio y duración del pasaporte en Latinoamérica

En Chócale hicimos una revisión de los precios actualizados para 2019 del pasaporte en más de 60 países del mundo, además de la duración del documento en cada caso.

Los valores corresponden al precio actualizado en pesos chilenos de un pasaporte adulto al momento de publicar la nota. Para hacer más justo el ejercicio, consideramos también el valor por año (se divide el valor por los años de vigencia), con el fin de establecer un criterio de comparación justo.

Los resultados son sorprendentes, te invitamos a leer el análisis:

Pasaporte de Chile: El más caro del mundo después de Turquía y Somalia

En 2015 el gobierno de Michelle Bachelet decidió subir el precio de la emisión del pasaporte de 32 páginas de $48.900 a $89.660, con el argumento de que se debía poner fin al subsidio que el Registro Civil estaba entregando por la confección de este documento.