Algramo presenta el primer sistema de recarga inteligente con packaging flexible a nivel mundial

La cadena de supermercados alemana Lidl, una de las más grandes de Europa, gracias a una alianza con la startup nacional de economía circular Algramo, es la primera del mundo en brindar acceso a una máquina de recarga de detergentes con packaging flexible y dispensación cerrada.

Dichas estaciones de recarga, se encuentran en la góndola de la sección de detergentes y ocupan el espacio equivalente a 66 botellas estándar de plástico de un solo uso, pero tienen el potencial de llenar más de 245 envases, permitiendo rentabilizar mejor el espacio y facilitar las labores tanto de reposición como de distribución del producto.

Al respecto, Mark Newbold, CSR Manager de Lidl Inglaterra, aseguró que “estas nuevas máquinas ofrecen a nuestros clientes una manera rápida y fácil de ahorrar dinero, reduciendo el plástico de un solo uso. Esto nunca costará más que el producto de un solo uso”.

Por su parte, José Manuel Moller, CEO y fundador de Algramo, señaló que “tenemos el compromiso de implementar la tecnología necesaria para convertir la reutilización de envases en la nueva norma para consumidores, marcas y retailers. El objetivo es que los envases de un solo uso se conviertan en la opción menos obvia”.

¿Cómo funcionan los sistemas de recarga de Algramo?

A través de la pantalla táctil automatizada, las personas pueden elegir el tipo de detergente que desean y seguir las instrucciones, que permiten dispensar el artículo sin tener que abrir el envase, consiguiendo un llenado más rápido y eliminando la posibilidad de derrames y contaminación. 

Además, los envases inteligentes cuentan con un chip RFID, que es reconocido por el dispensador y posibilita una trazabilidad completa del producto y del impacto ambiental que se genera con cada recarga.

Entre sus beneficios, destaca el ahorro, ya que las recargas ofrecen a los clientes un precio más económico, permitiendo ahorrar 20 pence, un poco más de $200 por litro, en comparación con el artículo en su versión tradicional con envase de un solo uso.

Otra de las bondades del sistema de envases es la sostenibilidad, debido a que al ocuparlos se ahorran 59 gramos de plástico por cada recarga, equivalente al peso de una botella de un solo uso, y minimiza la utilización de CO2 y agua en toda la cadena de suministro y fabricación.

Por último, sus impulsores destacan la eficiencia. Tanto para los consumidores como para las marcas, el tamaño de los envases flexibles y de la máquina, optimiza el espacio usado en su almacenamiento y distribución.

Esta nueva tecnología de Algramo, se lanza luego de un piloto inicial de seis meses que comenzó en abril de este año en Kingswinford, la cual aseguran tuvo una recepción muy positiva por parte de los consumidores. El 97% de ellos dijo que recomendaría la estación de recarga a un amigo o colega y el 88% señaló que planea volver a usarla pronto. 

Contenidos relacionados

Total
1
Compartir