TPM: Mercado proyecta que la tasa del Banco Central llegará al 11% hacia fines de 2022

Este miércoles el Banco Central anunció un aumento de 75 puntos base en la Tasa de Política Monetaria (TPM), llegando a 9,75%, medida que no sorprendió al mercado.

No obstante, si llamó la atención de los expertos que el comunicado no hiciera referencia a que los próximos aumentos puedan ser de menor magnitud, lo que dejaría la puerta abierta para que hacia fin de año la TPM se ubique entre 10,5% y 11%.

Justamente, la frase “serán necesarias nuevas alzas de la TPM para asegurar la convergencia de la inflación a 3% en dos años” sorprendió a muchos analistas.

“Se desprende que tanto la actividad como la inflación ha estado en línea con el escenario base del IPoM de junio, pero la principal diferencia ha sido el rápido deterioro de las condiciones financieras globales, que ha acentuado el riesgo de una recesión en varias economías desarrolladas, y que a su vez han impulsado una depreciación relevante del peso chileno, aumentando las presiones de inflación local de corto plazo”, explicó Andrés Pérez, economista jefe de Itaú.

En tanto, Ricardo Consiglio, economista jefe de Zurich AGF, advirtió que “la TPM en niveles muy restrictivos, sumado a la contracción del gasto que impulsará la depreciación cambiaria, expectativas económicas globales deteriorándose con un escenario inflacionario desfavorable y con una FED que podría ser más agresiva, hacen que el escenario económico para Chile sea muy complejo en donde la desaceleración en 2023 podría ser aún mayor“.

Priscila Robledo, economista jefe en Fintual, indicó que el Banco Central “se salió de su propia hoja de ruta que consideraba un aumento menor, que había delineado en la decisión del mes de junio”. Además, expresó que “la magnitud de las próximas alzas es una pregunta abierta”.

TPM hasta 11% a fines de 2022

Desde BICE Inversiones indicaron que “estimamos que las autoridades continuarán elevando su tasa de referencia, donde la magnitud dependerá de la persistencia de factores como la depreciación del tipo de cambio y la evolución de la economía local”.

Además, proyectaron que la TPM podría alcanzar un techo en el rango de 10% a 11%. “Desde el punto de vista de los inversionistas en la renta fija local, reiteramos la importancia de mantener una mayor ponderación de activos en UF, en este contexto de mayores presiones en los precios de corto plazo”, concluyeron en el BICE.

En línea con otros actores del mercado, el equipo económico de Scotiabank anticipa que la TPM seguiría aumentando, para ubicarse en octubre entre 10,75% y 11%.

En Scotia destacaron que “se elimina la frase de que los próximos aumentos serán de menor magnitud, lo que da cuenta del complejo escenario inflacionario que ha determinado la depreciación reciente del peso chileno“, y que no descartable la posibilidad de que suba otros 75 puntos base en septiembre. A inicios de 2023 comenzaría a descender, sujeto a que se estabilice la moneda y la inflación, y teniendo en cuenta un deterioro macroeconómico, con una caída del PIB de un 1% para el próximo año.

Sesgo hawkish

En el Equipo de Estudios de Banco Santander creen que existen elementos que debiesen llevar a una moderación en el mediano plazo. La fuerte caída del precio del cobre y la creciente posibilidad de una recesión global podrían llevar a una mayor caída en la demanda interna de la que se contemplaba.

“Los precios de las materias primas que se habían estresado con la guerra en Ucrania han comenzado a converger, aliviando las presiones globales. Así, no es descartable que en los próximos meses se comience a palpar una moderación en la inflación doméstica, lo que debiese dar espacio para que el Consejo reoriente su estrategia monetaria”, explicaron en Santander.

En efecto, el comunicado señaló que “serán necesarias nuevas alzas de la TPM para asegurar la convergencia de la inflación a 3% en dos años”. El hecho que se hable en plural y no se haga referencia a la magnitud de estas le entrega un sesgo hawkish al comunicado, apuntando a que la tasa de llegada ya no sería entre 9,5% y 10% como estaba implícito en el último IPoM, sino que más bien podría ubicarse entre 10,5% y 11%.

El sesgo hawkish es un término utilizado en economía cuando los bancos centrales se muestran dispuestos a comenzar una política monetaria más restrictiva.

Contenidos relacionados

Total
6
Compartir