67% de las personas se ha visto obligado a entregar datos personales contra su voluntad

Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (ODECU) y la Asociación de Consumidores y Usuarios Nuestro Tiempo (ACU Nuestro Tiempo) reveló que 2 de cada 3 encuestados se ha visto obligado a entregar datos personales contra su voluntad para poder acceder a un bien o servicio.

A partir de esta investigación se logró mapear el estado de conocimiento de la comunidad sobre los alcances del tema relacionado a la protección de datos personales, incluyendo el nivel conceptual, conductual y regulatorio existente.

El proyecto cooperativo titulado “Protección de Datos Personales: ¿Hay espacio para una mayor regulación?“, también arrojó que un 89% no cree que las “Políticas de Privacidad” de las redes sociales sean equilibradas para personas y empresas. Esto delata que las asimetrías de información benefician a estas últimas.

Stefan Larenas Riobó, presidente de ODECU, sostuvo que “uno de los resultados contradictorios tenidos a la vista apunta a que la gente sostiene que en general sabe del tema. No obstante, cuando se ahondó en preguntas relacionadas a los tipos de vulnerabilidades que enfrentaban en el día a día, como asimismo, la existencia de leyes que los protejan y las acciones discrecionales tomadas para cautelar la privacidad de sus datos personales, afloró un fuerte desconocimiento del tema”.

Cómo y dónde ocurren las vulnerabilidades

Particularmente hablando, las vulneraciones más preocupantes para la comunidad son el uso externo de datos personales para actividades desconocidas, el acceso a cuentas y tarjetas bancarias y el usufructo de información almacenada en un computador o dispositivo móvil causados a partir del robo de esos aparatos.

En ese sentido, los informantes destacaron que el principal canal donde se vulnera la privacidad de su información personal es a través de internet, luego el canal telefónico y por último el presencial.

Asimismo, los tipos de comercio o sector económico donde se vulneró la privacidad de sus datos personales son: los bancos e instituciones financieras, luego las empresas de telecomunicaciones, grandes tiendas y finalmente cadenas de farmacias. En estos casos, las preguntas más sensibles corresponden al estado de salud del individuo, el origen racial, entre otros.

Por su parte, Iván Valdés, presidente de ACU Nuestro Tiempo, señaló que “esta investigación significó para nosotros introducirnos en un tema gris, donde los consumidores hemos estado de brazos cruzados frente a las políticas discrecionales de privacidad definidas unilateralmente por las empresas para el uso de sus sitios webs, como canal de venta, que significa entre otros, el uso de cookies y georreferenciación de los clientes, información que luego es usada para canalizar sus ofertas en contra de nuestra voluntad”.

Acciones que toman los consumidores para proteger sus datos personales

En otro orden, también se testeó si los encuestados tomaban medidas preventivas de seguridad en plataformas electrónicas, obteniendo como resultado que 4 de cada 5 personas lo hacen.

Asimismo, cuando se les pidió mencionar que acción han ejecutado últimamente para mejorar su privacidad, destacan las siguientes: cancelar su suscripción de email a publicidades o información masiva y eliminar las cookies que registran el rastro de las páginas que va visitando el consumidor y podría develar sus gustos e intereses.

La discusión respecto a la protección de datos personales es un tema en desarrollo actualmente, considerando la reciente publicación de la ley Pro Consumidor. En Chócale te comentamos las 5 claves para entender la nueva norma.

Con esto, cuando entre en vigencia la Ley Pro Consumidor, tanto la ley Sobre Protección De La Vida Privada (19.628) como la demás normativas de protección de datos personales, en el marco de relaciones de consumo, habilitará el ejercicio de las facultades de las Asociaciones de Consumidores y el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) a la utilización del procedimiento de interés colectivo y difuso en favor de los posibles afectados.

Finalmente, cabe destacar que el material recolectado a partir de esta investigación se ha utilizado para desarrollar una campaña de información al consumidor. Por ende, con aquello se contribuye a educar a la población en la lógica de aprender a cautelar la privacidad de sus datos personales.

Contenidos relacionados