Sistema de reparto: ¿Qué es y cuáles son sus diferencias con la capitalización individual (AFP)?

Qué es y cómo funciona un sistema de reparto de pensiones

Con el debate de la nueva constitución y los sucesivos retiros del 10% de los fondos de pensiones, se ha abierto la discusión acerca del actual sistema de pensiones que existe en Chile. Se ha hablado del fin de las AFP y el retorno a un sistema de reparto, entre otras alternativas. Pero, ¿en qué consiste un sistema de reparto?

Actualmente en el país contamos con un sistema de capitalización individual. Esto es, que parte de los ingresos de los trabajadores activos del país mes a mes van a parar a su cuenta de capitalización individual. Con ese monto y la rentabilidad se financian las futuras pensiones de cada afiliado.

Sin embargo, hasta el año 1980 existía un sistema de reparto, que financiaba las pensiones de los jubilados con las cotizaciones de los trabajadores activos. Hasta los años 90, la gran mayoría de los países del mundo contaba con este tipo de sistema. Esto hasta que, por diversas reformas económicas, muchos cambiaron a un sistema privado o mixto.

Patricio Bernal, asesor previsional independiente, explica que la transición a un sistema de capitalización privada tuvo que ver con cambios demográficos en la natalidad y esperanza de vida. Esto dificultó el que los trabajadores activos financiaran a un número creciente de pensionados.

“Para solucionar este desequilibrio, se cambió a un sistema previsional fundado en la capitalización individual administrado por las AFP. El acento se pone en el ahorro individual y el rol del Estado se limita a fijar las normas que regulan el sistema. Aunque, desde el 2008, a través del Pilar Solidario, el Estado también participa apoyando a quienes no lograron reunir una pensión mínima”, sostiene Bernal.

¿Qué diferencias tiene un sistema de reparto con uno de capitalización individual?

En el mundo existen, en general, dos grandes tipos de sistemas de pensiones: el de capitalización individual y el de reparto.

De acuerdo con Santiago Truffa, académico del ESE Business School, los sistemas de capitalización son aquellos en los cuales una fracción de lo que ganan las personas lo ahorran. “Y ese dinero ahorrado se invierte, crece en el tiempo y se retira en el futuro, para tu futura jubilación”, explica. También puede haber un pozo común, con un grado de solidaridad entre los aportantes.

El experto afirma que la “capitalización” se refiere a que las personas retiran en un futuro el dinero que están ahorrando. Con ello, se alimenta al sistema financiero, “porque esos ahorros, al tener que ser invertidos y reinvertidos, permiten que las empresas, la gente que está comprando hipotecas, todas las personas que requieran acceder al sistema financiero, puedan financiarse mediante esos ahorros”.

En cambio, en la lógica de reparto a las personas que están trabajando se les retira una fracción de lo que ganan, y aquello no se consideraría ahorro, ya que ese porcentaje que se les retira es un impuesto general que va a un pozo común. Esto, a su vez, se reparte en el mismo momento entre las personas que ya están jubiladas.

“Por lo tanto, el sistema de reparto es básicamente un impuesto al trabajo de la gente joven, porque se les saca una fracción grande de su sueldo para pagar, en el mismo momento y hacer un reparto, a las personas de mayor edad”, detalla.

De este modo los sistemas de reparto no pasan a través del mercado de capitales o financiero. Esto se debe a que el retiro del dinero y la entrega de las jubilaciones ocurre en el mismo momento. No hay capitalización, es decir, esos ahorros no crecen, según el académico. Lo anterior se traduce en una transferencia de las personas que están laboralmente activas, hacia aquellas que están laboralmente inactivas.

Viabilidad de cambiar el sistema de pensiones en Chile

De acuerdo con ambos expertos, en Chile las personas cada vez viven más años y, al mismo tiempo, la tasa de natalidad disminuye. De ese modo, el número de jóvenes en Chile va a seguir disminuyendo aún más, lo que complica la plausibilidad de un modelo 100% de reparto.

Para sostener un régimen previsional como el antiguo sistema de reparto, el asesor previsional señala que “deberíamos tener más jóvenes que adultos, pues recordemos que en este sistema, las pensiones de los adultos retirados de la actividad laboral eran pagadas por las personas que se encontraban laboralmente activas”.

Según el asesor, para volver a un sistema de reparto, se tendría que aumentar la tasa de cotización drásticamente. Sería la manera en que los trabajadores activos puedan sostener a los trabajadores retirados en un futuro.

“Se llega a estimar que las cotizaciones alcanzarían un 22,5% para no desfinanciar el sistema. Se espera que para el 2050 existan 2 trabajadores activos por 1 pensionado, lo que hace inviable un sistema de reparto en Chile”, concluye.

Por su parte, el académico del ESE Business School señala que los países que cuentan con sistemas totalmente de reparto como Italia, Grecia y España se encuentran con graves problemas de estrés fiscal.

“El problema es que eso no es sostenible. Por eso es que requerimos que los sistemas de reparto sean complementados por sistemas de ahorro personal, donde las personas se hagan cargo de ellas mismas y en parte de un porcentaje de su población en el futuro”, advierte.

Sistemas de reparto alrededor del mundo

El Índice Mundial de Pensiones de Mercer es una evaluación de los distintos sistemas de pensiones en el mundo en tres aspectos: adecuación, sostenibilidad e integridad. Según este ranking, Chile está en el lugar número 13 de 39 países. En tanto, Países Bajos, Dinamarca, Israel, Australia, Finlandia, Singapur, Noruega y Suecia se encuentran en los primeros 7 lugares.

“Un punto interesante es que todos ellos (los primeros 7) son representantes de los diferentes matices que pueden adoptar los sistemas mixtos, ya sean mayormente de reparto, como los Países Bajos y Dinamarca; mayormente de cuentas individuales, como Israel y Australia; o algo intermedio, en el caso de Suecia”, explicó Patricio Bernal.

En el caso de los Países Bajos, de acuerdo al ranking, tienen el mejor sistema de pensiones del mundo. Su sistema consiste en un pilar básico universal, un pilar ocupacional de carácter privado y un pilar de ahorro voluntario individual, explica Bernal.

Según Santiago Truffa, los países que tienen sistemas exitosos y que son sustentables en el tiempo, en general son aquellos que tienen sistemas mixtos.

“Ahora, aquí hay que ser súper claros. Nosotros en Chile tenemos un sistema mixto. ¿En qué sentido? Tenemos la combinación del ahorro obligatorio con cuentas personales, pero también tenemos un pilar solidario que lo financia el Estado. El hecho de que tengas un pilar solidario que financia el Estado, que financia a las personas de menores ingresos, eso es, en parte, un sistema de reparto”, cierra Truffa.

Contenidos relacionados