Cuarto retiro del 10%: ¿Cómo afectaría el anticipo de las rentas vitalicias?

El segundo retiro del 10% de las AFP sigue tramitándose en el Senado

Este martes la Comisión de Constitución del Senado aprobó en general el proyecto de ley de un cuarto retiro del 10% de los fondos previsionales. De este modo, la discusión seguirá en los próximos días en la Cámara Alta donde se votará en general y en particular por el pleno.

La instancia contó con la participación de Alejandra Cox, presidenta de la Asociación de Fondos de Pensiones. La líder de lgremio afirmó que un nuevo retiro produciría daño en “las pensiones futuras, en las pensiones de retiro programado, una brusca caída en el valor de los activos chilenos y alarmantes efectos en los hogares chilenos”.

Respecto al impacto en los ahorros previsionales, dijo que 5 millones de afiliados quedarían sin fondos tras todos los retiros, 1 millón 156 mil personas retirarían menos de 100 mil pesos; 2 millones 300 mil personas retirarían menos de 500 mil pesos; y 2 millones 785 mil personas sacarían el 100% de su saldo.

¿Qué pasará con las rentas vitalicias ante un nuevo retiro?

Uno de los aspectos que se considera en el proyecto, y motivo del cual algunos parlamentarios han manifestado sus dudas para dar el sí, es el anticipo de las rentas vitalicias. Estas las administran las compañías de seguros y son una alternativa para la pensión de las personas, al igual que los fondos de las AFP.

En este contexto, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) alertó hace unos días atrás sobre una potencial pérdida de un 60% del patrimonio -unos US$ 2.894 millones- de las aseguradoras. Además, advirtió que hasta nueve de ellas podrían caer en insolvencia por un nuevo anticipo de rentas vitalicias.

Valeska Castro, gerente senior de la Industria Financiera de EY, señaló que, a diferencia del retiro anterior, “en lugar de ser un adelanto sería más bien un préstamo. En el anterior la persona solicitaba una cantidad de dinero que se descontada del monto de las reservas técnicas y el monto de la pensión se reducía en el mismo porcentaje de lo que se había retirado”.

“Este nuevo proyecto establece como base de cálculo la prima originalmente traspasada y limita la reducción de la pensión a un 5% como máximo. Esto implica que las aseguradoras tendrán que poner de su patrimonio para cubrir el pago de futuras pensiones”, agregó.

En esta misma línea, los expertos argumentan que las aseguradoras probablemente tengan que desembolsar más dinero del que tiene ahorrado el pensionado en su instrumento de renta vitalicia.

“Es probable que existan casos en el que el monto de retiro a solicitar sea mayor al monto de la reserva técnica. Por lo tanto, el saldo remanente para el pago de las pensiones futuras de las pólizas más antiguas sería más bajo que el de carteras más recientes, lo que eventualmente requeriría de aporte por parte de la aseguradora para el pago del resto de las pensiones”, enfatiza Rogerio Galveas, socio de Consultoría en Seguros de EY.

Por último, otra situación compleja que adelantan desde EY es la devolución de los montos retirados que contempla la legislación, considerando que la edad de los asegurados de las pólizas más antiguas sería un desafío realizar la devolución del dinero sacado, tal como se estipula en el nuevo proyecto, en el que las compañías pueden recuperar el monto del retiro otorgado.

Contenidos relacionados