ODECU exige regulación de alimentación de mascotas para protegerlas

wood animal house dog
Photo by Pavel Danilyuk on Pexels.com

En las últimas semanas han surgido una serie de alertas y denuncias por parte de médicos veterinarios y dueños de mascotas, respecto de posibles efectos nocivos en la salud de felinos por el consumo de alimentos adulterados de conocidas marcas nacionales.

En ese contexto, la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (ODECU) informó que revisó el Reglamento de Alimentos para Animales, que depende del Ministerio de Agricultura, catalogándola como “deficiente e incompleta”, teniendo en cuenta la amplia oferta y variedad de alimentos comercializados para perros y gatos.

Según un comunicado de la ODECU, el Decreto 4 de 2017, del Ministerio de Agricultura, en su articulado señala que, en el caso de los alimentos para perros y gatos, se deberá cumplir con la Norma Chilena Nch2546.Of2001. Sin embargo, ésta solo establecería requisitos de rotulación, lo que desconocería por completo atributos de cantidad y calidad de los ingredientes.

Menciona, a modo de ejemplo, cuánta proteína debe incluir un alimento, y si esta debe ser de origen animal o vegetal, dependiendo la especie. Precisamente, respecto a la norma Nch2546, actualizada el 29 de julio de 2019, solo se menciona la cantidad de calorías, pero no de los demás componentes del alimento.

La organización expresa también que la Resolución 7885 Exenta, que establece límites máximos de contaminantes en insumos destinados a la alimentación animal, no diferencia las cantidades para perros o gatos ni tampoco según la edad de los animales, agrupándolos a ambos bajo el concepto de “mascotas”.

“Nos parece lamentable que la calidad de los alimentos para perros y gatos se rija por un reglamente desactualizado y que no considera la evolución que ha tenido este mercado en los últimos años. En Chile se pueden encontrar decenas de marcas nacionales e importadas, con casi un centenar de variedades, diferenciadas por raza de animal, edad, tamaño, e incluso hábitos de ejercicio, pero que no estarían siendo correctamente reguladas, lo que en casos extremos permite que sucedan hechos como la muerte y enfermedad de mascotas, presumiblemente, por consumir alimentos adulterados”, explica Stefan Larenas Riobó, presidente de ODECU.

A juicio de ODECU, esta deficiencia en la regulación permite que las empresas fabriquen alimentos de cuestionable calidad nutricional, “y dada la diferencia de precios entre los más baratos, de menor calidad, y los más caros, con mayor valor nutricional, un importante número de la población termina alimentando a sus mascotas con productos que posiblemente en el futuro desencadenen problemas de salud a los animales”, señaló el dirigente.

Contenidos relacionados