Repartidores de Uber Eats de Santiago protestan por condiciones laborales

Protesta de repartidores Uber Eats en Chile
La caravana llegó hasta las oficinas de Uber Eats en Santiago. Foto: @Tortiiilla en Twitter

Este viernes un grupo de repartidores de la aplicación Uber Eats realizó una protesta en las calles de Santiago (Chile) con el fin de exigir mejoras en las condiciones laborales.

Según informó La Tercera, los repartidores se reunieron a eso de las 16:30 de este viernes en el Parque Bustamente y posteriormente iniciaron una caravana de biciletas y motos, que recorrió la avenida Providencia hasta llegar a las oficinas de la empresa, en Mariano Sánchez Fontecilla.

Más de 120 personas participaron en la manifestación. Los trabajadores independientes de Uber Eats piden limitar la distancia para la entrega de pedidos, nuevos bonos de entrega ante circunstancias de alta demanda, delimitar zonas de riesgo con bonificación, seguro contra robos y accidentes y piden ser remunerados por la distancia recorrida a los locales donde deben retirar los pedidos, entre otras exigencias.

¿Qué es lo que piden los repartidores de Uber Eats?

Según compartió el equipo de prensa del diputado Giorgio Jackson (RD) en las redes sociales, el grupo de repartidores que protagonizó la manifestación de ayer presentó un petitorio de 7 puntos.

1. Respetar las zonas de reparto: Los pedidos no deben superar la distancia de 8 kilómetros en moto y de 4 kilómetros para bicicleta.”De esta forma se evita salir de la zona o comuna que el repartidor estableció para trabajar”, señalan.

2. Fijar incrementos como mínimo de 1,8x con desafíos y 2,2x sin ellos. “Lo anterior no debe descartar la posibilidad de realizar pedidos con multiplicadores más altos a mayor demanda de pedidos”, manifiestan.

Recordemos que ante ciertas circunstancias, con el fin de mantener una adecuada respuesta a la demanda de pedidos de los clientes, Uber entrega algunas bonificaciones para incentivar que los repartidores estén conectados y trabajando en ciertos horarios.

3. Establecer como zonas de potenciar riesgo, o zonas rojas, las comunas de La Florida, Macul, Peñalolén, San Joaquín, Ñuñoa, San Miguel, Independencia, Recoleta, Estación Central, Cerrillos, Conchalí, Maipú y Lo Barnechea.

“Esto debido a las condiciones de las calles y la posibilidad de robos a los que se enfrenta cada repartidor”, señala el petitorio. Por ello piden una bonificación por circular en esos lugares entre las 22:00 y las 08:00 del día siguiente.

4. Solicitan reconocer los kilómetros de recogida. Hoy en día a los repartidores solo se les paga por el trayecto entre el local y el domicilio del cliente.

“Que se pague por la totalidad de la distancia recorrida desde que se aceptó el pedido”, piden. Proponen que el pago por kilómetro sea de $200 considerando ambos trayectos.

5. Exigen respetar los derechos de los repartidores en caso de reclamo, queja o sugerencia por parte de ellos mismos. “Si éste se comunica con soporte y se cancela el pedido por estar en una zona de riesgo, por un tiempo de espera largo (en la recogida o entrega) o por otro motivo ajeno al repartidor, se debe evitar el bloqueo de su cuenta y anular la posibilidad de recibir una mala calificación por parte del cliente”.

6. Los socios repartidores de Uber Eats piden definir seguros en caso de robos y accidentes, si es que el hecho ocurre mientras el colaborador se mantiene activo.

7. Por último, exigen eliminar la venta de la mochila de Uber Eats. “Ésta se deberá proporcionar al socio repartidor como material de reparto, considerando que su uso es obligatorio y la publicidad que recibe la empresa cuando es utilizada”, señalan.

Contenidos relacionados

Total
8
Compartir