Isapres por decisión de la Superintendencia de Salud: “Eleva la incertidumbre sobre viabilidad del sistema”

La Asociación de Isapres reaccionó a la decisión de la Superintendencia de Salud de permitir adecuaciones anuales de los planes de salud privada entre 1,4% y 7,6%, basado en la variación del costo operacional de cada aseguradora.

El regulador resolvió este jueves que solo las Isapres Consalud y Nueva Mas Vida puedan aplicar el tope del 7,6%. Las restantes isapres se ubicarán por debajo de ese indicador: Banmédica 5,6%; Colmena 6,6%; Cruz Blanca 4,3% y Vida Tres 1,4%.

“Lo anterior obedece a la aplicación de un método de cálculo anómalo por parte de la autoridad, que dificulta la correcta operación del sistema. Frente a esto, cada Isapre definirá los caminos a seguir”, señaló el gremio en una declaración.

Asimismo, aseguraron que ”este proceso de adecuación se enmarca en un complejo momento financiero y operacional del sector, marcado por la judicialización, falta de certezas normavas y la incorporación de imprevistas y sucesivas exigencias al funcionamiento, que han gatillado las abultadas pérdidas de los úlmos 18 meses”.

La Asociación de Isapres señaló que ”la falta de claridad sobre las normas y los recurrentes cambios de criterio desde la autoridad, están llevado a las Isapres a un impensado límite de inoperavidad”.

Gonzalo Simon, presidente de la Asociación de Isapres

El difícil proceso de adecuación de planes de isapre en 2022

La Ley 21.350, además de congelar el valor de los planes, suprimió la potestad de las Isapres para determinar el reajuste anual de precios. Hasta entonces, las aseguradoras tomaban la decisión considerando los costos y demanda de uso del sistema, aunque en los últimos años parte de la opinión pública y los mismos tribunales de justicia observaron sesgos discrecionales en las alzas, que terminaban siendo frenadas.

La nueva legislación -apoyada de manera transversal por distintos sectores políticos- mandató a la Superintendencia de Salud a establecer un valor tope cada año.

Con el fin de ejercer esta norma, la Superintendencia tomó en consideración diversos antecedentes para terminar estableciendo una alza anual de 7,6% para el período entre junio de 2022 y julio de 2023 a los planes. Cabe recordar que los planes de salud ya se encuentran establecidos en UF.

Las isapres aseguran que la autoridad constató que los costos del sistema aumentaron un 30% en los últimos tres años y que el alza fue de casi un cuarto del incremento real de sus costos.

Sin embargo, los afiliados volvieron a los tribunales a presentar recursos de protección con el fin de frenar las alzas, o a la propia superintendencia. La Corte Suprema frenó los aumentos, pero reconoció la facultad de las Isapres para aplicar ajustes de precio, y ordenó a la Superintendencia de Salud a retomar el proceso, regulando su jusficación.

“Las Isapres entregaron todos los antecedentes requeridos para la verificación, pero la autoridad estableció una nueva fórmula de cálculo que subvaloró la variación real de costos”, señalaron desde la Asociación de Isapres.

Contenidos relacionados

Total
1
Compartir