Conadecus demandó a Philips por fallas en artículos médicos

Hace algunos meses el SERNAC emitió una alerta de seguridad para una serie de modelos de ventiladores médicos Philips por fallas de funcionamiento. Ahora, la Conadecus se sumó a la polémica y decidió demandar al fabricante tecnológico.

El proceso apunta a las tres empresas que son parte del conglomerado: Philips Chilena, con domicilio en la comuna de Providencia; Royal Philips, de Holanda; y Philips RS North America, ubicada en Estados Unidos.

La demanda colectiva fue admitida a tramitación por el 12º Juzgado Civil de Santiago el pasado 17 de marzo. La acción se basa en la importación y comercialización de productos de uso médico defectuosos, por los gravísimos problemas relacionados con la espuma de reducción de ruido de poliuretano a base de poliéster (PE-PUR).

Los hechos denunciados son graves: Se habrían vendido ventiladores mecánicos con una falla en el filtro, lo que podría poner en peligro la salud de los usuarios. Quienes los usaron corrieron el riesgo de inhalar algún elemento dañino para el organismo.

Además, esta espuma emite gases químicos que podrían generar graves consecuencias en sus usuarios, tales como cefalea, irritación de las vías respiratorias altas, piel y ojos, tos, presión torácica, asma, problemas a los riñones e hígado. De hecho, la exposición a estos elementos tiene efectos tóxicos que producen cáncer.

“En Estados Unidos retiraron los aparatos e indemnizaron a los consumidores, aquí en Chile solo fue emitida una alerta. Por esto exigimos una compensación por el gasto de compra, el daño moral y, también, el daño a la salud que han generado estos ventiladores”, comentó Hernán Calderón, presidente de Conadecus.

En específico, los modelos defectuosos son los Trilogy 100, Trilogy 200, Garbin Plus, Aeris, LifeVent, BiPAP V30, y serie BiPAP A30/A40.E30, DreamStation ASV, DreamStation ST, AVAPS; SystemOne ASV4; C-Series ASV; C-Series S/T y AVAPS; OmniLab Advanced+; SystemOne (Q series); DreamStation; DreamStation Go; Dorma 400; Dorma 500; y REMstar.SE Auto.

En total, fueron 10.912 dispositivos vendidos entre enero del 2008 y abril del año 2021. Todos ellos tienen posibles problemas relacionados al componente de espuma para la reducción del ruido.

¿Qué exige la demanda?

La demanda de Conadecus tiene por objetivo final solicitar una indemnización cercana a los US$5.000 millones. Este monto está conformado por 3 ítems y una multa.

En primer lugar, se toma en cuenta el daño emergente, que considera aspectos como el costo de cada equipo (valor promedio de $3,1 millones), los gastos médicos y hospitalarios, así como el dinero que debieron desembolsar los afectados para adquirir equipos de reemplazo. Sumados, el monto por el cual se pide indemnizar alcanza los $70.008.336.640.

El segundo ítem por el que se solicita reparación es el “lucro cesante” o “pérdida de oportunidad”. En esto, se pide considerar todo lo que los consumidores hipervulnerables dejaron de ganar como consecuencia de las enfermedades, padecimientos, atenciones médicas y tratamientos provocados por el uso de los productos defectuosos. Considerando los 13 años en que Philips vendió los productos, se solicitó compensar con $33.947.042.428.

Finalmente, el tercer aspecto a indemnizar está relacionado a los perjuicios extrapatrimoniales, más conocido como daño moral. Se solicita un monto de $300 millones por cada usuario de estos aparatos, que al multiplicarlo por los 10.912 que se vendieron, alcanzan los $3.273.600.000.000,

A esto se debe sumar un recargo del 25% que contempla la legislación, por haber causado graves daños a los consumidores. Este recargo alcanza los $844.388.844.764.

Contenidos relacionados

Total
5
Compartir