Vacaciones: Consejos para cuidar tu salud este verano

girl eating sliced watermelon fruit beside table

El verano es la época favorita para muchos. Días soleados, con calor y aprovechando de hacer actividades al aire libre. Sin embargo, en estas vacaciones es importante cuidar la salud de cada uno, donde es importante tomar los resguardos para la piel y prefiriendo el consumo de frutas y verduras. También es importante tener ojo con ciertos medicamentos que con el calor y la humedad pueden deteriorarse.

Hay que tener especial atención con el sol, la playa, la piscina, el cloro, la humedad y aumento de la sudoración, ya que son los principales responsables de provocar alteraciones y agudizar enfermedades de la piel en este periodo. Es por esto que el uso de bloqueador solar es fundamental en estas fechas.

Pero no todo es malo, durante este periodo, son varías las frutas que se pueden encontrar a lo largo y ancho del país. La sandía, la uva, el melón y los berries abundan a lo largo del verano y te permiten tener un consumo saludable.

Cuidados para la piel en estas vacaciones

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y el que se encuentra más expuesto a un sinnúmero de agentes externos, sobre todo durante el verano. Paula Molina, química farmacéutica de Farmacias Ahumada, es clara en señalar que todos los tipos de piel están expuestas a sufrir los estragos que provocan ambientes húmedos y calurosos.

“El sudor irrita provocando aumento de picazón en las más secas, mientras que el acné, los cuadros de eczemas y la seborrea del cuero cabelludo afecta a las personas con piel grasa debido a la mayor estimulación que sufren las glándulas sebáceas con las altas temperaturas”, explica Molina, quién hizo hincapié en decir que las pieles sensibles o aquellas que presentan algún tipo de patología son mucho más vulnerables.

En este sentido, las dermatitis, manchas o la rosácea son algunas de las enfermedades que se agudizan en esta época y requieren de cuidados especiales.

Asimismo, las picaduras de insectos, los hongos y las mismas quemaduras solares son problemas dermatológicos que aumentan su prevalencia en este tiempo, por lo que los cuidados y la prevención en todos los casos son claves para evitar complicaciones.

“No se debe olvidar aplicar lociones hidratantes, sobre todo después de cada ducha –y antes de acostarse- y en zonas más secas como talones, codos y rodillas; beber abundante agua (por lo menos, dos litros durante el día) y mantener una alimentación saludable, aprovechando el consumo de frutas y verduras frescas”, comentó Molina.

Algunas de las enfermedades a la piel más frecuentes en estas fechas

Algunas de las problemáticas más comunes para la piel durante el verano y las vacaciones, corresponden a las siguientes:

  • Manchas solares o melasma: La hiperpigmentación generada por la exposición al sol puede aparecer o empeorar en verano. Hay varios tipos de manchas, siendo las más comunes las de color blanco, producidas por un tipo de alergia al sol, además de los lentigos solares, que son de color oscuro y formas irregulares.
  • Rosácea: Esta afección se caracteriza por la inflamación de los vasos sanguíneos de mejillas y nariz, provocando el enrojecimiento de esas zonas y, en algunos casos, la generación de granos muy similares a los del acné.
  • Dermatitis seborreica: Se da por el enrojecimiento y la formación de escamas en algunas zonas grasosas de la piel como la cara, el pecho, el cuero cabelludo o la espalda.
  • Picaduras: Las más comunes son las de insectos o medusas cuando se visitan las playas. Para ambos casos, siempre es recomendable usar repelentes en cremas o spray y, por supuesto, alejarse de zonas húmedas o costeras donde abundan.
  • Hongos: Con el calor y la sudoración las prendas de ropa y el calzado retienen humedad que, junto con un debilitamiento de la barrera lipídica  de la piel, configuran el escenario perfecto para la aparición de hongos. Dependerá del tipo y la zona los síntomas que provoquen, aunque uno de los más comunes en esta época son aquellos que aparecen en los pies y sus uñas.

Frutas de verano: ¿Cómo asegurar un consumo saludable?

Durante este verano son muchas las frutas que forman parte de esta temporada, tales como las uvas, sandías o melones.

Según explica Bárbara Flores, nutricionista de Edenred, esta época “es una buena oportunidad para variar en la selección de frutas que se presentan, dado que cada color contiene diferentes vitaminas y minerales”. Si bien la cantidad de porciones que cada uno debe consumir depende de varios factores, la profesional sostiene que suelen oscilar entre 2 a 3 diarias.

En cuanto a la mejor manera de consumirlas, Flores asegura que “siempre es mejor comerlas solas o bien mezcladas entre ellas. Al agregar cualquier tipo de complemento, tales como azúcar, crema, salsas de chocolate u otras, aumenta el aporte calórico y a veces se disfraza el sabor natural de la fruta. Por esto, es importante educar a los más pequeños y formarles el hábito de comer fruta sola, sin complementos”.

Finalmente, la profesional recalca que las frutas son una excelente alternativa para comer en ayuno, como colación de media mañana o como postre, pero luego de 1 o 2 horas después de haber almorzado. En el caso de hacer deporte, incluso se pueden consumir antes de comenzar con dicha actividad.

¡Cuidado! El calor puede dañar tus medicamentos

El verano también es el momento del año donde varios medicamentos pueden verse afectados por estas condiciones, generando perjuicios en los pacientes que los consumen. Por esto, es importante conocer qué tipo de fármacos deben tener una conservación adecuada durante estos meses.

“Cuando una persona está tomando un medicamento es porque necesita que el efecto terapéutico de éste lo ayude a manejar un problema en su organismo (…) Sin embargo, si un fármaco no se encuentra en condiciones, estos objetivos no podrán alcanzarse, por lo que su conservación es fundamental”, señala Paula Molina, química farmacéutica de Farmacias Ahumada.

Añade que el calor, la luz y la humedad son factores que pueden afectar de manera importante la estabilidad de un medicamento. Esto podría tener un impacto en la efectividad de los remedios.

“Pacientes crónicos con patologías como diabetes, epilepsia, problemas en la tiroides o cardiacos -además de lactantes, niños o adultos mayores-, pueden correr peligro si la composición de su medicamento cambia. Lo mismo con ancianos, lactantes, niños y pacientes postrados”, explica.

Medicamentos afectados por el calor y la humedad del verano

Uno de los fármacos que se ven afectados por estas condiciones es la levotiroxina, utilizada para el tratamiento del hipotiroidismo y otras afecciones a la glándula tiroidea. “Este es un medicamento que puede ver alterada su estabilidad por el calor, por eso, se recomienda almacenarlo en un lugar fresco, seco y sin exponerlo directamente a la luz”, comenta la farmacéutica.

Otro medicamento que debe mantener una conservación adecuada es la insulina. Ésta debe ser almacenada a temperaturas entre 2 a 8°C (nunca congelados), luego de ser utilizada debe guardar inmediatamente en el refrigerador y sin exponerla al calor, aunque sea por un periodo breve de tiempo.

Asimismo, los anticonceptivos –orales como físicos- deben mantener condiciones de almacenamiento específicas durante la época estival. “Es importante que durante el verano las pastillas y preservativos no se guarden en bolsos, billeteras o guanteras, y menos exponerlos directamente al sol”, comentó Molina.

Hay otros medicamentos que también son más sensibles a las altas temperaturas como algunos utilizados en tratamientos para trasplantes, artritis, ciertos anticoagulantes, cremas, óvulos y hasta supositorios. En estos casos, “si al abrirlos la consistencia ha cambiado, no deben ser utilizados”, indica la farmacéutica.

Por eso, la especialista recomienda leer el envase o el folleto informativo incluido en cada medicamento, donde se indican las condiciones adecuadas de mantenimiento para cada uno de ellos. Además, es bueno considerar que “si hace un viaje en vehículo, los fármacos no pueden quedar en la maleta, la guantera u otro compartimiento dentro del auto y si se hace en avión, éstos deben mantenerse en el equipaje de mano”.

Contenidos relacionados