CMF y Banco Central alertan los riesgos de un cuarto retiro de los fondos de pensiones

Joaquín Cortez, presidente de la CMF; y Mario Marcel, presidente del Banco Central
Joaquín Cortez, presidente de la CMF; y Mario Marcel, presidente del Banco Central

Este miércoles, en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, bajo el contexto de la discusión de un eventual cuarto retiro del 10% de los fondos previsionales, el presidente de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), Joaquín Cortez; y el presidente del Banco Central, Mario Marcel, advirtieron de los posibles efectos económicos adversos de aprobarse dicha medida.

En ese sentido, la autoridad de la CMF señaló que un adelanto del pago de las rentas vitalicias significaría una importante caída en el patrimonio de las compañías de seguros de vida. Esta podría ir desde los US$ 925 millones, en el caso de un anticipo del 10%, hasta los US $26.574 millones si se concreta un anticipo del 100%.

Un segundo efecto se observaría por los retiros desde los fondos de pensiones sobre el seguro de invalidez y sobrevivencia. En ese sentido, la disminución de los saldos de las cuentas de capitalización individual tiene efectos sobre el monto del aporte adicional que deben hacer las compañías de seguros.

Así, el costo para las compañías por el mayor gasto por este aporte adicional va desde los US$ 19 millones, en el caso de un retiro del 10%, hasta los US$ 850 millones para el retiro total. Estos efectos pueden llegar a representar hasta un 17,8% del patrimonio neto de la industria.

Por otra parte, el presidente de la CMF indicó que los nuevos anticipos podrían traducirse en alzas adicionales a las primas para las personas y empresas, así como eventualmente en el cierre de ciertas líneas de seguros. Una reducción en la oferta de seguros, dijo, disminuirá las opciones de asegurarse contra riesgos importantes, restando capacidad de resiliencia económica a la población.

Al finalizar su intervención, Joaquín Cortez hizo hincapié en los efectos de la venta masiva de activos financieros que generarían los adelantos. Esto se traduciría en alzas en los costos de financiamiento vía bonos, con impactos relevantes en la reactivación económica.

En ese sentido, afirmó que no se puede descartar que las empresas de mayor tamaño sustituyan esta deuda con crédito bancario, reduciéndose así el espacio de financiamiento para las pymes

Mario Marcel y las alertas desde el Banco Central

Por su parte, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, señaló que los retiros de ahorros previsionales, concebidos originalmente como una medida excepcional de emergencia, han ido generando un cambio estructural en la economía chilena.

“Tal ajuste consiste en el debilitamiento sistemático del mercado de capitales de largo plazo en moneda nacional. Este mercado es fundamental para el financiamiento del Fisco, para el crédito hipotecario y las inversiones en infraestructura”, agregó.

Este cambio estructural también alcanza al propio sistema de pensiones, al liquidarse los ahorros para su financiamiento futuro sin haberse dispuesto una alternativa de reposición o reforma, indicó.

Desde el punto de vista de los impactos, destacó que implicaría mayores costos y menores plazos de financiamiento, mayor dependencia del capital extranjero, mayor exposición al riesgo cambiario y mayores riesgos para la estabilidad financiera. Lo anterior afectaría al gobierno, las empresas y la ciudadanía en general, dijo.

Otro punto destacado por la autoridad monetaria fueron los beneficios cada vez menores y crecientemente concentrados en los grupos de mayores recursos de la población. En este sentido, destacó que la exención de impuestos a los retiros podría superar los US$ 5 mil millones con un cuarto retiro, beneficiando al 20% más rico de la población.

“Al combinarse lo anterior con su impacto inflacionario sobre los grupos de menores ingresos y el deterioro de las pensiones por vaciamiento de los fondos, la sucesión de retiros se convertiría en la política pública más regresiva en muchas décadas”, indicó Marcel.

Respecto a la inflación, Marcel dijo que un cuarto retiro continuaría incrementando el alza del costo de la vida y las tasas de interés de largo plazo. Sobre los riesgos, comentó que ya no se ubicarían en el largo plazo, sino que podrían ser inmediatos, con un impacto especialmente concentrado en 2022.

Contenidos relacionados