Pagana: Economía circular que pelea contra la discriminación

Pagana y la moda en un contexto de economía circular

En los últimos años, el concepto de economía circular se ha ido haciendo cada vez más conocido, aumentando así el número de empresas que buscan no influir en el medio ambiente y reutilizar productos en desuso. Pagana es una de las marcas que ha querido incorporarse a esta nueva modalidad, en el ámbito de la confección de ropa.

Pagana es un emprendimiento de moda circular que se dedica a crear ropa a partir de jeans en desuso. Uno de los objetivos que tiene esta marca es darle empleo a mujeres dueñas de casa que no tienen trabajo y necesitan generar ingresos.

Como explica Isidora Azolas, cofundadora de la marca, “Pagana surge al detectar las barreras que enfrentan las mujeres que viven en una situación socioeconómica vulnerable para ingresar al mercado laboral formal. (…) Son ellas quienes se enfrentan a la discriminación por vivir en una toma o campamento y por no contar con estudios formales”.

La economía circular en esta empresa es fundamental, ya que en la industria de la moda menos de un 1% de la ropa en desuso se recicla para crear más prendas. Con esa realidad y queriendo prestar ayuda a mujeres en situación de necesidad económica fue como nació la marca en 2019. Sus creadoras son dos mujeres, Isidora y Sofía, que con esta empresa intentan brindar ingresos estables y dignos a mujeres en situación de vulnerabilidad socioeconómica.

Sobre su método de funcionamiento, Pagana utiliza la técnica de upcycling. Esto significa que cada producto es distinto, por lo que ningún consumidor tendrá el mismo producto que otro, lo cual le otorga un toque innovador. Y a la vez, la hace diferenciarse de otras marcas de moda.

De la mano de uno de sus principales objetivos, cada producto cuenta con un código QR que permite al comprador conocer la historia de la mujer que creó su prenda. Esto produce una cercanía entre la persona que confeccionó la prensa y el comprador. Además, en Instagram y en la web se puede ver quiénes son las mujeres que hacen la ropa y los productos mientras son creados.

Pagana funciona con un modelo colaborativo B2C mediante el cual a través de diferentes centros de acopio en la región Metropolitana reciben jeans y prendas de mezclilla en desuso que las personas pueden donar. Luego de esto, las prendas entran al taller de Pagana y se transforman en distintos productos como jardineras, vestidos y pantalones.

Desde la empresa agregan que “un consumidor que compra en Pagana está consumiendo de manera informada y transparente. Además, obtiene una prenda atemporal que puede usarse en diferentes estaciones del año y a lo largo de los años. Comprar en Pagana es sinónimo de manufactura local, justa y única”.

Contenidos relacionados