Esval condonará deudas y eximirá hasta febrero del cobro de agua potable a afectados por incendio

La empresa sanitaria Esval, junto a la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti, anunció que condonará las deudas a todos sus clientes damnificados por el incendio en Viña del Mar, de acuerdo con el catastro oficial.

Desde el fin de semana, la compañía ha desplegado sus cuadrillas en terreno para revisar la situación caso a caso, reparar los arranques domiciliarios dañados y generar un registro en detalle de los hogares afectados.

“Esta tragedia ha golpeado duramente a muchas familias, por eso queremos contribuir y apoyarlas. Condonaremos toda la deuda que los damnificados mantengan con Esval, independientemente de su antigüedad. Además, les entregaremos el servicio sin costo hasta febrero. Según nuestra estimación preliminar, en la zona hay 160 conexiones, que estamos revisando una a una”, dijo el gerente regional de Esval, Alejandro Salas.

La alcaldesa de Viña del Mar destacó la coordinación desde el primer día con la empresa para permitir que todas las familias tengan agua. Actualmente hay más de once estanques desplegados. “Quiero agradecer el gesto de condonar la deuda histórica para estas personas, entendiendo que se han quedado con lo puesto, esto es una preocupación menos”, afirmó Macarena Ripamonti.

Salas detalló que “el sector se ha mantenido con agua todo el tiempo, pero es necesario reparar los arranques para que cada terreno pueda tener el servicio. A medida que se van despejando los sectores iremos avanzando”.

Agregó que la red de grifos operó con normalidad durante la emergencia y personal de la sanitaria apoyó a los bomberos en la apertura de estos elementos. Cerca de 60 grifos se ubican en el sector y perímetro de la zona afectada, y pudieron operar durante el incendio, estimándose que más de 25 millones de litros de agua fueron destinados a enfrentar la emergencia. “Queremos recordar que sólo nuestro personal y los voluntarios pueden manipular correctamente estos surtidores”, dijo.

Finalmente, Salas comentó que “estamos viviendo una temporada muy dura por la sequía, que además de reducir la disponibilidad de agua, también es un escenario fértil para incendios que afectan a nuestra región. Necesitamos trabajar juntos para prevenirlos”.

En el caso de los sectores que no se abastecen a través de la red de agua potable, Esval continúa apoyando con estanques estacionarios, que también se han dispuesto en albergues.

Contenidos relacionados

Total
1
Compartir