Argentina quiere subir (aún más) sus tasas de embarque a los viajeros

Terminal C del Aeropuerto Ministro Pistarini (Ezeiza, Buenos Aires)
Terminal C del Aeropuerto Ministro Pistarini, conocido como Ezeiza, en Buenos Aires

Las tasas de embarque e impuestos para viajar a Argentina son actualmente unas de las más costosas de Latinoamérica, pero el escenario podría empeorar aún más. Las autoridades del país trasandino están creando una nueva “tasa de seguridad” para todos los vuelos domésticos, regionales e internacionales para financiar la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) -organización que agrupa a buena parte de las aerolíneas a nivel mundial- manifestó su rechazo a este nuevo impuesto para los pasajeros, señalando que la seguridad en la aviación civil es una responsabilidad del Estado y que, de acuerdo con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), es justamente el mismo Estado quien debe cubrir estos costos, sin trasladarlo a los pasajeros.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) cobra una tasa de seguridad de US$8, además del uso de aerostación, migraciones, aduanas, impuesto al turismo del 7% y tributos a favor de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP, símil al SII de Chile). Todos estos recargos se traducen en que el 54% del valor total de un ticket aéreo en Argentina corresponde a tasas.

A modo de ejemplo, en el caso de los vuelos entre Santiago y Buenos Aires, los pasajeros deben pagar actualmente tasas e impuestos de $97.120, calculado como un promedio entre los cobros que aplican JetSMART, SKY y LATAM Airlines (la diferencia entre una aerolínea y otra se explica por la fecha y cálculo del tipo de cambio).

De lo que paga el pasajero por este concepto, el 25% corresponde a la tasa de embarque por despegar desde Chile y el 75% restante equivale a cargos y tributos que cobra Argentina al salir de su territorio. Por razones obvias, es altamente probable que una persona que viaja a Buenos Aires por el fin de semana termine regresando en avión al país.

Al cierre de esta nota, se podían encontrar pasajes en JetSMART para viajar entre ambas capitales por una tarifa base $38.631 por tramo (la ida a fines de noviembre y la vuelta en diciembre), monto que percibe la aerolínea. Mientras el valor total por la ida, considerando tarifa aérea y tasas, costaba $63.716, el regreso al país tenía un costo final de $116.590. La diferencia entre ambas tarifas se explica únicamente por los cargos, impuestos y tasas que aplica cada uno de los gobiernos, los que generalmente se efectúan al salir del país.

Tasas de embarque de Argentina: Las más caras de Sudamérica

Una comparación realizada por Chócale a cinco capitales de países de Sudamérica comprobó que las tasas de embarque para viajar a Buenos Aires son las más caras respecto de otras cuatro importantes ciudades de la región, superando ligeramente los $100.000.

En cambio, para viajar a Río de Janeiro, el pasajero solo debe desembolsar $38.132 en tasas de embarque e impuestos por un vuelo ida y vuelta. Lima, otro destino de interés para muchos chilenos, cuesta $67.280 en tributos y cargos, los que se añaden a la tarifa final que termina pagando el usuario.

Según explican desde la IATA, los costos de navegación aérea son ocho veces más caros en Argentina que en Chile, y los de aterrizaje son casi el triple si se les compara con Paraguay, tomando como referencia un Airbus A320-200, modelo utilizado habitualmente para vuelos entre países vecinos.

“Esta política recurrente de gravar a la industria se está haciendo insostenible. La aviación ha demostrado su compromiso con el gobierno para trabajar en conjunto, con efectividad y visión en la sostenibilidad del transporte aéreo en Argentina tras la pandemia, donde nuestros pronósticos estiman la recuperación de los niveles 2019 para el 2024″, señaló Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Cerdá reclamó que “en lugar de facilitar este proceso, el gobierno impone más obstáculos. Aprobar dos nuevas tasas en tan solo dos semanas es un golpe paralizante para la industria y principalmente para todos los ciudadanos. Argentina ya está plagada de impuestos y tasas injustificables que perjudican la demanda de los viajes aéreos y en definitiva inhiben el desarrollo del país”.

El gobierno argentino, como una forma de desincentivar la salida de dólares del país, le ha aplicado una serie de sobrecargos a sus habitantes que quieren viajar al extranjero, como un impuesto del 25% a los pasajes internacionales y un cobro al sobreconsumo de tarjetas de crédito y débito en el exterior cuando se superan los US$300 al mes. A nivel interno, este tipo de medidas termina ayudando a la proliferación de un tipo de cambio paralelo, como el dólar blue.

Perú y Argentina se estrechan en número de pasajeros transportados con Chile

Luego del peak de 2017, el tráfico aéreo de pasajeros entre Chile y Argentina comenzó a mostrar un descenso, mientras otros países como Perú y Brasil siguieron creciendo en número de personas transportadas desde y hacia Chile, tomando como referencia los datos del Aeropuerto de Santiago cuyas estadísticas da a conocer la Junta de Aeronáutica Civil (JAC).

Debido a las restricciones por la pandemia, las cifras en 2020 y 2021 fueron demoledoras para las aerolíneas y el turismo. Pese a ese escenario, por primera vez Perú superó a Argentina, y en lo que va de 2022, el país trasandino recuperó la delantera pero la diferencia entre ambas solo supera los 11 mil pasajeros. Al desagregar por ciudades, Lima supera a Buenos Aires por 68 mil pasajeros más.

Para las próximas semanas, SKY tiene entre dos y tres frecuencias diarias de Santiago a Buenos Aires, mientras que a Lima ofrece 3 o 4. En el caso de LATAM, existen unos 4 o 5 vuelos por día a la capital argentina, mientras que a la de Perú hay hasta siete vuelos diarios. Solo JetSMART ofrece un poco más de frecuencias hacia Argentina que a Perú. Cabe recordar que LATAM y SKY realizan conexiones en Jorge Chávez, lo que hace aún más atractiva esta ruta.

Argentina viene perdiendo competitividad frente a sus pares de la región. Las autoridades deberían considerar que, tras finalizar la temporada de verano en el hemisferio sur, muchos operadores aéreos podrían reconsiderar su capacidad y sus frecuencias al país“, anticipó Cerdá.

Una menor cantidad de vuelos, y por ende, de asientos disponibles, podría empujar a un alza de precios, que se suma al encarecimiento por los propios impuestos y tasas que propone Argentina. Otros factores también han contribuido al aumento en el precio de los tickets aéreos durante el último año a nivel internacional, como el tipo de cambio, el precio de los combustibles y el alza de costos producto de la inflación.

Contenidos relacionados

Total
1
Compartir