Seguro automotriz: ¿En qué fijarse al contratar una póliza?

Seguro automotriz para tu vehículo

Todo dueño de un auto siempre tiene el miedo de sufrir un accidente de tránsito o un imprevisto en la ruta. Tener daños irreparables en tu vehículo o asumir el costo de arreglo de uno ajeno, son dolores de cabeza que uno no quiere asumir en su bolsillo. Es por esto que un seguro automotriz es la mejor solución en estos casos. ¿En qué hay que fijarse al contratar una póliza para tu vehículo?

Los seguros automotrices tienen amplias coberturas y asistencias que te permiten tener muchas más facilidades en situaciones complicadas como accidentes o robos o siniestros. El monto de la responsabilidad civil, acceso a auto de reemplazo y las asistencias son algunos de los ítems que debes considerar al evaluar una póliza.

Es importante destacar que este seguro es diferente al Seguro Obligatorio de Accidentes Personales (SOAP). Dicha póliza debe ser contratada de forma obligatoria cada año, pues es necesaria para la renovación del permiso de circulación. Su precio varía entre los $5.000 y $7.000 anuales, dependiendo de la compañía con la que se contrate.

En cambio, el seguro automotriz es de carácter voluntario y tienen costo mensual. Se hace necesario contar con este tipo de protección ante eventualidades. No solo cubre los gastos eventuales de reparación del vehículo propio, sino también por un posible robo o responsabilidad civil.

Lo que debes prestar atención

Al momento de cotizar un seguro automotriz, es importante buscar uno que no solo proteja a tu auto, sino que también cubra daños a terceros. Personas, vehículos, motos o bicicletas pueden verse involucrados en un accidente de tránsito, por lo que es crucial contar con una póliza que te proteja ante esto. La responsabilidad civil por daños materiales, lucro cesante y daño moral están orientados justamente a tu responsabilidad como conductor ante terceros.

Las coberturas son uno de los elementos más cruciales de un seguro. Estas se encargan de protegerte ante diferentes adversidades como lo es un choque, vandalismo, sismos, robo, etc.

Sin embargo, todo depende de cuánto quieras pagar cada mes por tu seguro automotriz. Por esta razón debes averiguar bien la cobertura que entregan las aseguradoras y buscar una prima mensual (costo) que sea razonable para tu bolsillo.

Si tu vehículo es nuevo, debes fijarte si la aseguradora tiene talleres autorizados y oficiales de la marca de tu auto. De esta manera evitarás que tu vehículo no sea llevado a un taller multimarca y usen repuestos alternativos si es que tu vehículo tiene poca antigüedad. En la mayoría de las aseguradoras este beneficio se ofrece hasta por un año desde la fecha de compra del automóvil.

Contratar tu seguro automotriz en línea

Cuando va a contratar un seguro automotriz, es ideal que puedas acceder a toda la información en línea para conocer las coberturas, establecer comparaciones y conocer las asistencias. Además, debes ver que cumplas con los requisitos para contratar la póliza.

Es muy aconsejable que puedas contratar tu seguro automotriz de manera 100% digital, para quedar rápidamente asegurado. En el caso de HDI Seguros, podrás cotizar y realizar todo el proceso desde tu sitio web.

Durante el proceso podrás ingresar los datos del vehículo, la información del asegurado, personalizar las características del seguro (deducible, monto de responsabilidad civil y días de auto de reemplazo) y finalmente ingresar los antecedentes requeridos para la contratación, incluyendo la tarjeta de crédito para realizar el pago mensual de la prima.

Además, la inspección del auto puede realizarse a través de una inspección fotográfica vía WhatsApp. Si el vehículo es nuevo no requiere inspección. Esto es válido solo si presentas la factura o guía de despacho con una vigencia no mayor a 48 horas entre la emisión y la contratación del seguro automotriz.

Principales conceptos que debes conocer

Prima: Es el costo mensual o anual que tiene un seguro. Es lo que deberás pagar para mantener la cobertura y los beneficios de este producto.

Deducible: Es la cantidad de dinero que deberás pagar en caso de que el vehículo asegurado sufra algún daño.

Responsabilidad Civil: Es una cobertura en dinero en caso que te veas involucrado en un accidente y causes daños a terceras personas. Por esta razón, el monto elegido es importante ya que determina el tope que cubrirá el seguro en caso que afectes a otros. Considera los daños a bienes muebles e inmuebles (daños materiales), indemnizaciones a terceros por incapacidad para trabajar a raíz del accidente (lucro cesante) o por daños emocionales o sicológicos que hayan causado el accidente (daño moral).

Vehículo de reemplazo: Muchos seguros automotrices cuentan con este beneficio que permite que puedas reanudar tu rutina diaria mientras tu vehículo está en el taller después de un siniestro. Te permite solicitar un auto de cortesía por los días que elijas contratar. Las opciones suelen ir entre 0 y 45 días.

Deducible inteligente: Si tu seguro automotriz lo incluye no tendrás que pagar por el uso de tu seguro ante daños de una accidente cuando otra persona se declara culpable. Para eso deberás contar con toda la información que permita identificarla, la cual es establecida por la aseguradora. Esta condición de culpabilidad es efectiva cuando el tercero se declara responsable del accidente, no respeta una señal de “Pare” o “Ceda el paso”, o si te choca por atrás.

Asistencias: Son servicios que se prestan como asistencia al asegurado en caso de ciertas situaciones. Por ejemplo, en caso de necesitar reparación in situ (cambio de neumático, descarga de batería, etc.), remolque del vehículo o servicio de conductor profesional. También se ofrece estadía en hotel, desplazamiento de regreso al hogar o punto del destino del viaje, transmisión de mensajes urgentes, entre otros.