10 consejos para acumular más millas, puntos o dólares premio

Cómo acumular más puntos en programas de fidelización

Una de las especialidades de Chócale son los programas de fidelización. ¿Cómo poder acumular más millas, puntos o dólares premio con tu banco, tarjeta de crédito o líneas aéreas?

En Chócale llevamos casi tres años explicando cómo sacarle provecho a la acumulación de millas y puntos en los programas de fidelización de bancos, tarjetas de crédito y líneas aéreas.

Pensamos que es momento de recapitular un poco todo este aprendizaje. Por eso, preparamos este decálogo de 10 consejos que todo acumulador de puntos debe conocer. ¿Cómo sacarle más rendimiento a la acumulación? ¿En qué fijarse a la hora de canjear? ¿Puedo sumar el esfuerzo con otras personas? ¿Debo elegir mejor los comercios donde compro? Todo eso y mucho más lo te lo contamos a continuación.

Concentra tu esfuerzo

Los programas de fidelización -tal cual lo indican su nombre- buscan premiar la lealtad de los consumidores al preferir ciertas empresas y marcas. Si te dedicas a acumular puntos en distintas cadenas de supermercados, multitiendas o si utilizas tarjetas de crédito diferentes para tus compras del día a día, tu esfuerzo se va a dividir.

Si repartes tus recompensas por compras realizadas te va a costar superar los umbrales mínimos de acumulación que exigen algunos programas para realizar canjes. Por ejemplo, el Banco de Chile te exige 50 dólares premio (DP) en tu cuenta como mínimo para canjear en su catálogo Travel Duty, y 200 DP para viajes. Estos tienen una vigencia de 36 meses. En Itaú, debes tener un mínimo de 10.000 puntos, y la acumulación vence al año para la mayoría de sus clientes.

La recomendación es que utilices una sola tarjeta de crédito, hagas tus compras cada semana en el mismo supermercado e intentes preferir la misma multitienda. Si viajas en avión, intenta utilizar la misma aerolínea o alguna que esté aliada a ella que te permita consolidar la acumulación en una sola cuenta de pasajero frecuente.

La única excepción a esta regla es que si tienes la posibilidad de aprovechar un descuento u otro beneficio respecto de un bien o servicio que necesitas, este sea superior al 1,5% del valor original.

Recuerda que los puntos, millas, dólares premio o pesos acumulados por los consumidores en los programas de fidelización son considerados pasivos para las empresas. Si bien la idea de estos programas es fidelizarte, también las compañías proyectan cuántos clientes podrían perder sus puntos cada año.

La acumulación es una meta familiar

Si en un matrimonio o pareja ambos tienen tarjeta de crédito, posiblemente acumulan sus puntos por separado. Lo mismo sucede al dictar el RUT en caja del supermercado o en la bomba de bencina.

Esta es una muy mala táctica, la cual tiene relación con el punto anterior, ya que están dividiendo su esfuerzo. Entonces, terminan realizando canjes menos atractivos (en comparación a si combinaran sus puntos) o simplemente no alcanzan el mínimo para realizar canjes, perdiéndolos en el camino.

En el caso de las tarjetas de crédito, puedes obtener un plástico adicional a nombre de un tercero. En casi todas las entidades financieras no tienen costo adicional, y la acumulación se suma al titular de la cuenta.

¿Esto tiene alguna desventaja? Sí, ya que el titular de la tarjeta, al darle un mayor uso a sus productos (como la tarjeta de crédito) podría tener mejores ofertas de crédito o acceder a una mejor evaluación de riesgo, respecto de quien quedó como adicional, que estaría subutilizando sus propios métodos de pago.

A mayor puntaje, más opciones de canje

Cuando uno entra en este mundo de los programas de fidelización, la ansiedad nos lleva a canjear lo primero que nos aparece disponible cuando superamos cierto nivel. La verdad es que en muchos de ellos mientras más puntos tienes, más valor tiene cada uno. Por ende, podrás realizar mejores canjes.

Si te tientas a canjear una entrada al cine por aquí o una suscripción al diario por acá, se te van a ir tus puntos en puras tonteras, a menos que no te importe andar canjeando solo hervidores de agua.

Sin embargo, todo buen acumulador sabe que los puntos tienen una vigencia acotada. Por lo tanto, esta regla tiene una excepción y la analizaremos en el punto 7, ya que ante un eventual vencimiento hay que gastar todo el saldo de lo que está por expirar.

Evita canjear gift cards

Mi experiencia es que en la mayoría de los programas de fidelización existen canjes más convenientes y otros que son menos atractivos. Si en un catálogo te muestran bienes durables (como un celular o una juguera), lo más probable es que salga más conveniente que canjear una gift card por un cierto monto en una multitienda y obtener ese mismo producto.

Las gift cards o tarjetas de regalo son una opción atractiva, porque te dan libertad para canjear por miles de productos de diversas categorías. Sin embargo, el valor de la gift card te va a usar más puntos que canjeando directamente un producto en el mismo catálogo.

Además, hay programas de fidelización que son más apropiados para canjear ciertas cosas. Por ejemplo, en LATAM Pass vale más la pena utilizar las millas por pasajes aéreos, que en productos del catálogo. Si optas por la segunda opción, elige bienes en concreto y no tarjetas de regalo, pues su valor en millas tiende a estar más castigado.

Mínimo el 1% de acumulación

Si tu tarjeta de crédito acumula menos del 1% de tus transacciones en moneda real o en su valor en puntos (convertido a pesos), te recomendamos cerrarla y buscar otra en el mercado.

En la mayoría de los programas existe cierto grado de justicia, permitiendo que todos sus clientes tengan la misma tasa de acumulación. Sin embargo, en el caso de algunas tarjetas de crédito bancarias, ese porcentaje está asociado al tipo de plástico que se tiene. El mejor ejemplo es el Banco de Chile, donde la tarjeta dorada acumula el 0,5%, las plateadas y negras es el 1% y la Visa Infinite -la tope de línea del banco- ofrece el 1,5%.

En otros bancos la acumulación es más pareja, pero a quienes tienen las mejores tarjetas se les bonifica un extra. Es lo que ocurre con el segmento Itaú Personal Bank (+10% adicional) o con la tarjeta WorldMember Limited de Santander LATAM Pass, que entrega un 33% más de millas para el tramo de compras entre $1.500.000 y $4.000.000 realizadas un mismo mes.

El porcentaje de acumulación puede ser relativo, porque dependerá de la tasa de canje (y esta es la ecuación que realmente importa). Cuando acumulas puntos o millas -a diferencia de dólares o pesos- es más difícil saber cuál es el valor real como moneda.

En el Banco Itaú, por ejemplo, los canjes realizados en la agencia de viajes Cocha triplican el valor de los puntos (1,5% de la acumulación respecto de tus compras con tarjeta de crédito), respecto de aquellos hechos en el catálogo (0,5%). Con las millas en LATAM Airlines sucede algo similar, pues si las juntas con tu tarjeta de crédito Santander al usarlas para un pasaje aéreo se valorizan en $11 a $14 (equivalentes al 1,5%), mientras que en el catálogo rondan entre $5 y $6 (el 0,67%).

Define tu objetivo

Antes de ponerse a comprar como desaforado con dinero plástico, es importante que establezcas para qué usarás tus puntos. Una vez tomada la decisión, podrás definir qué tarjeta de crédito quieres usar.

Te diría que cada programa de acumulación tiene un objetivo principal. Si bien varios programas podrían cumplir varios objetivos (viajar, canje en catálogo o cashback), vamos a clasificar cada uno en solo una o dos categoría. Este es el resultado:

ObjetivoProgramas recomendados
Para viajar• Santander LATAM Pass (1,5%)
• Dólares Premio del Banco de Chile (0,5% a 1,2%)
• Bci AAdvantage y Bci OpenSky (1%)
• Itaú Puntos (canjes en Cocha, 1,5%)
• CMR Puntos (Viajes Falabella y Viaja Ya)
• Dólares BICE
Catálogo de productos• CMR Puntos
• Puntos Cencosud
Cashback (devolución de dinero)• Mi Club Lider (0,8%)
• ScotiaPesos de Scotiabank (1%)
• TodoSuma de BancoEstado (1%)

Si no te interesan los viajes, quizás las tarjetas del Santander, Banco de Chile o los OpenSky y AAdvantage de Bci no son para ti, ya que donde más conviene hacer canjes es en pasajes aéreos. Estos programas cuentan igual con portales para canjear por productos de tecnología, línea blanca o regalos, pero su tasa de canje está un poco inflada y solo se recomienda usarlas si tienes puntos por vencer.

En cambio, en el retail, las opciones son diversas: Lider te devuelve el dinero en modalidad de cashback, en Cencosud conviene el canje por productos del catálogo de sus tiendas y en Falabella cuentan con diversas formas de canje.

No pierdas de vista la vigencia

Los programas de fidelización más generosos te permiten acumular puntos con vigencia de hasta 36 meses o 3 años. Es el caso de Santander LATAM Pass y Travel Club del Banco de Chile. Aunque hay algunos aún más fantásticos: Con Bci AAdvantage las millas nunca expiran en la medida que hagas un uso relativamente regular de tu tarjeta de crédito; o en el Banco Security donde duran 48 meses (4 años)

En la mayoría de los bancos, la acumulación dura entre uno o dos años, dependiendo de la institución y el tipo de plástico.

En tanto, en el retail por lo general los puntos duran un año. Sin embargo, con las tarjetas black de Falabella (CMR Puntos) y Cencosud Scotiabank (Puntos Cencosud) su duración se duplica llegando a dos años.

Aprovechar las promociones de canje

Te lo decíamos más arriba respecto a LATAM y sus promociones de canje rebajado. Hay que saber olfatear y aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

En el caso del Banco de Chile, hay algunas campañas con SKY con pasajes hasta un 40% de descuento utilizando el botón de pago. Las vemos unas tres o cuatro veces al año. Con Iberia conviene el canje por pasajes a Europa, pese a las tasas sobre $130.000. En CMR Puntos de tiempo en tiempo hacen el evento “Viaja Ya”, donde el canje de pasajes aéreos incluye las tasas de embarque, algo único en el mercado.

En las grandes tiendas, el mejor canje es por productos en tienda que tienen una promoción de precio en puntos. Puedes revisar los catálogos, porque ahí están las promociones mas atractivas. En una misma tienda puedes hacer valer un punto por $1, o canjear del catálogo valorizando 1 punto por $5. Tú decides.

No tengas miedo a usar tu tarjeta

Usa tu tarjeta de crédito hasta para las compras más sencillas, como los chicles o los cigarros. Todo se paga con tarjeta. Hasta el arriendo y los gastos comunes de mi departamento.

Muchas personas tienen temor de usar sus tarjetas de crédito porque no quieren endeudarse ni pagar intereses. Este es un tema de planificación: Debes mirar el plástico como un método de pago y no el camino para endeudarse, manteniendo la regla de oro de que tus gastos mensuales nunca deben superar tus ingresos mensuales (y ojalá dejar algo para ahorrar). Puedes comprar en una cuota y luego realizar el abono desde la página o app de tu banco.

Hay una sola excepción: Si un determinado lugar te ofrece un descuento adicional por pagar con tarjetas de débito o efectivo, SIEMPRE conviene aprovechar la rebaja y no acumular los puntos o millas.

Por ejemplo, tomemos el caso de Niu Sushi. Te hacen un 50% de descuento al pagar con tarjetas de débito y efectivo, y solo un 40% con crédito. Como la acumulación es de un máximo de 1,5%, siempre te va a convenir aprovechar el descuento. Lo mismo pasa cuando compras en PC Factory…

Leer las guías y análisis de Chócale

Si quieres completar tu diplomado como acumulador de millas, puntos, dólares premio o pesos de tu programa de fidelización, debes seguirnos en nuestras redes sociales:

También puedes darle una mirada a todas las noticias que hemos publicado sobre programas de fidelización (hay algunos análisis bien buenos) y suscribirte a nuestro newsletter semanal, donde compartimos algunas de nuestras principales novedades.

Contenidos relacionados