Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional destacan la resiliencia del sistema financiero en Chile

La UF o Unidad de Fomento es muy utilizada en Chile y es ajustada según IPC o inflación

El Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP) destacó que el sistema financiero chileno se ha mostrado resiliente a los shocks recientes. Esto debido al marco de regulación y a una adecuada respuesta de las autoridades financieras a los efectos del Covid-19.

Adicionalmente, se valoró el avance en materia de supervisión, incluyendo la integración de la Comisión del Mercado Financiero (CMF), las modificaciones a la Ley de bancos, la adopción de los estándares de Basilea III y los mecanismos de coordinación entre la CMF y el Banco Central de Chile (BCCH).

La evaluación se llevó a cabo durante este año por equipos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, de manera virtual, dadas las restricciones derivadas de la pandemia.

La evaluación contempló el análisis de diferentes aspectos del rol regulador y supervisor, tales como gestión de crisis y resolución, estabilidad financiera y pruebas de tensión, herramientas macroprudenciales y liquidez sistémica.

El FSAP recomendó además seguir fortaleciendo el gobierno corporativo de la CMF, reforzando la protección legal de sus funcionarios y estableciendo un mecanismo de financiamiento estable e independiente.

Medidas de apoyo y focos de riesgo

La evaluación también enfatizó la importancia de un retiro gradual y coordinado de los apoyos excepcionales por COVID y coincidió con el análisis de las autoridades chilenas respecto a focos emergentes de riesgo que requieren particular monitoreo, como son la evolución del sector inmobiliario no residencial y retiros de los fondos de pensiones.

Estos últimos son particularmente relevantes -dijo el FMI-, tanto por su impacto en la sustentabilidad del sistema de pensiones, como por la subsecuente volatilidad que provocan sobre el mercado financiero local.

La CMF inició un trabajo coordinado con el BCCH para la actualización de sus marcos de regulación y herramientas de supervisión, con objeto de incorporar las sugerencias de mejoras levantadas por el equipo de FSAP y continuar con su estrategia de adoptar las mejores prácticas globales de regulación y supervisión.

Dentro de éstas se pueden mencionar futuros reforzamientos de los marcos de gobernanza global de riesgos en la banca, los marcos de ejercicios de tensión de liquidez para diversos actores del sistema y una revisión de los marcos regulatorios de liquidez para ciertos fondos mutuos.

Contenidos relacionados