Isapres: “El gobierno no está ponderando el peligro de una crisis sanitaria de esta magnitud”

La Asociación de Isapres expresó su preocupación por la “falta de celeridad” de la Superintendencia de Salud en relación a la definición de la metodología de ajuste de los planes de salud privados a la tabla de factores vigentes, tras un dictamen de la Corte Suprema.

Según una declaración del gremio, ha pasado más de un mes desde el dictamen de la Corte Suprema, que instruyó a la Superintendencia de Salud definir la metodología de ajuste de los planes de isapres a la tabla de factores vigente, y advirtió de las consecuencias que puede tener el conflicto sobre todo el sistema de salud, forzando incluso al posible cierre forzoso de las aseguradoras.

“A pesar de que organismos y expertos han planteado la criticidad de esta materia, la falta de celeridad en la autoridad mandatada a cumplir el fallo es grave: la Superintendencia de Salud no ha convocado al sector a un análisis de riesgos y no se ha vuelto a citar la mesa de trabajo que lidera el Ministerio de Salud“, indicó la Asociación de Isapres en un comunicado.

La Asociación de Isapres señala que la decisión que adopte la Superintendencia de Salud será crucial para determinar si las Isapres continúan operando, lo que tendría un impacto significativo en las coberturas de salud elegidas por más de tres millones de afiliados.

“Los plazos apremian y no se evidencia que el gobierno esté ponderando el peligro de una crisis sanitaria de esta magnitud. Cabe hacer presente que las precauciones en materia de salud y el mandato de proteger la vida de las personas, son obligaciones de la autoridad que no deben desconocerse”.

Asociación de Isapres

“Si la autoridad opta por inhabilitar operativamente a las isapres, no solo se iría en contra de lo dispuesto por la Corte Suprema, que ordenó regular el funcionamiento futuro del sistema, también se causaría un daño irreversible a la red completa, que atiende a la mitad del país, impactando en cadena a prestadores, médicos, afiliados y, especialmente, a quienes sufren problemas de salud”, señaló el gremio.

Además, planteó que si el gobierno opta por un cierre forzoso de las Isapres, casi 350 mil pacientes GES quedarán desprotegidos y forzados a migrar intempestivamente a Fonasa, lo que terminaría agravando el problema de oportunidad que tiene a casi 2,3 millones de personas en lista de espera.

La Asociación de Isapres también señala que algunos efectos de esta situación límite ya se han hecho evidentes y están afectando a los pacientes. “Es imperioso que la Superintendencia de Salud informe sus definiciones a las Isapres y entregue lineamientos, al menos generales, con la mayor celeridad, para dar claridad a las personas y al sistema”, indicó, haciendo un llamado al gobierno a considerar la gravedad de la situación y a actuar con prontitud para evitar una crisis sanitaria de gran magnitud.

Contenidos relacionados

Total
33
Compartir