Bancos y Finanzas

Ley de Portabilidad Financiera: Esto es lo que debes saber

comentarios
El proceso de la ley de portabilidad financiera

Las personas y pymes se verán beneficiadas por la próxima entrada en vigencia de la Portabilidad Financiera, el 8 de septiembre.

La nueva normativa busca emular lo que sucede con el cambio de compañía de teléfono, reduciendo los trámites y costos de trasladar tus productos bancarios de una entidad a otra. De esta forma, se incentivará la competencia entre los distintos bancos y entidades reguladas por la CMF.

Con la Portabilidad Financiera podrás portar uno o todos tus productos financieros, como cuentas bancarias, líneas de crédito, créditos de consumo e hipotecarios, tarjetas de créditos, entre otros.

Lo que dice la Ley de Portabilidad Financiera

La ley busca hacer más fácil el traslado de tus productos financieros de una entidad a otra. También agilizará el traslado de un producto financiero actualmente vigente a otro nuevo contratado con la misma empresa.

Dentro de la Ley de Portabilidad Financiera, se establecen dos modalidades:

  • Portabilidad financiera sin subrogación: Contratas productos o servicios con un nuevo proveedor. Podrás cerrar dichos productos con tu antigua institución, extinguiéndose con las garantías respecto de éstos.
  • Portabilidad financiera con subrogación: En este caso, tu primer crédito se reemplaza por uno nuevo, sustituyéndolo legalmente. Es decir, el crédito anterior se extingue por el pago del mismo por parte de tu nueva entidad.

Con la portabilidad financiera, las instituciones bancarias están asumiendo otro reto bastante grande. Hablamos de la digitalización de productos y servicios, que se viene dando en las instituciones bancarias desde hace algún tiempo.

Gracias a la adopción digital hay grandes avances y mejoras en las aplicaciones móviles de los bancos, lo que facilita al cliente o usuario los trámites bancarios de forma remota, sin necesidad de ir personalmente a una sucursal.

Por ejemplo, con los avances digitales de parte de los bancos, ahora los clientes pueden tomar un depósito a plazo desde una aplicación móvil, también pueden pagar créditos hipotecarios o de consumo, solicitar asistencia de seguros, realizar avances en efectivo, mejoras digitales que facilitan la gestión del cliente en el día a día con los trámites bancarios.

Estos avances, en cuanto a adopción digital y las facilidades que producen en el día a día de sus clientes, son temas de importancia que serán tomados en cuenta por los usuarios al momento de portarse a otra institución financiera.

Cómo portar tus productos bancarios

Para iniciar el proceso de portabilidad financiera, deberás solicitar a tu banco un certificado de liquidación. Con dicho documento en mano, podrás salir al mercado a buscar la mejor opción para tu bolsillo.

Tu nueva entidad también podría pedirle a tu proveedor actual el certificado de liquidación. Esto será necesario si es que no lo entregaste o si éste perdió su vigencia.

Si aceptas la oferta de portabilidad, tu nueva entidad deberá realizar los trámites para que puedas realizar la contratación. En caso de que en el camino hayas aumentado tu deuda en uno de los productos que estás portando, tu nueva entidad podría retractarse de la oferta que te hizo.

La ley establece que los nuevos productos deberán estar disponibles un día hábil después de la firma de los contratos.

Si en alguna cuenta antigua quedó algún saldo a tu favor, el banco deberá entregarte ese dinero en un máximo de tres días hábiles. Este plazo comienza cuando se materializa el cierre de la cuenta.

Además, una vez dado de baja el producto o servicio financiero en tu antiguo proveedor, te tienen que notificar en un plazo no mayor a 5 días hábiles.

Puedes seguir leyendo: Todo lo que quieres saber sobre Bancos, Finanzas Personales y Seguros lo encuentras en Chócale

Comentarios